Karen Uribarri sobre mejorar la vida sexual: "el instinto no basta"

Lleva una década especializándose y escribiendo en distintos medios, por lo que sabe mucho de sexo. Hoy, con su segundo libro en las manos, suma otra herramienta para mejorar la vida sexual: "el instinto no basta".

Por: Carla Ingus M.

"Quiero sentirme sexy", "quiero hacer un trío, pero ella no quiere", "quiero que me cuente sus fantasías"… "Cuando escucho los deseos de la gente sólo escucho un YO grande y bullicioso", dice Karen Uribarri en su segundo libro, "Inteligencia Sexual, el instinto no basta", que acaba de editar junto a Planeta. Y claro que no basta; cada vez más lejana, esa parte más primitiva del ser humano, que debiese guiarnos como voz interior, en estos tiempos parece inaudible. El ruido del individualismo se ha hecho cada vez más fuerte.
Tiene sentido que en aspectos como el sexual necesitemos algo más de información de la que creíamos. Así lo ha demostrado el aumento de seguidores de esta reconocida sex Blogger (Sexo con K), que en menos de un año ha sacado dos libros.Imagen foto_00000001

¿Cómo se complementan el "Manual de sexo a la chilena" e "Inteligencia sexual"?
Creo que el primer libro contiene todo lo que una pareja y una persona debiera saber de sexualidad. Es la base para comenzar a avanzar en este tema. Reúne información, casos y herramientas para mejorar en sexo oral, deseo, posiciones, tamaños y cómo disfrutar independiente de ello, puntos de placer, qué afecta la libido, etcétera. Y el segundo, Inteligencia Sexual, es el libro para ir un nivel más allá, para madurar la sexualidad y alcanzar otros objetivos. Es el conjunto de herramientas para potenciar el talento erótico que todos tenemos…, algunos más escondidos que otros.

Estudió Periodismo en la Universidad Del Pacífico y dedicó los primeros años de su carrera al periodismo de espectáculos, área que una vez que tuvo a su primer hijo, hace 13 años, decidió dejar. La pareja y los hijos la deslizaron al periodismo femenino, donde comenzó a destacarse en el desarrollo de temas de sicología y sexualidad, sin imaginarse que este último trazaría su camino de especialización. Un diplomado en Sexualidad Humana y otro en Consejería Sexual muestran el interés en el estudio y profundización de la sexualidad, específicamente de los chilenos, lo que la ha situado como una sex Blogger muy requerida y consultada. Karen genera confianza, seguridad en sus seguidores, y no esconde que en este camino el aprendizaje también ha sido para ella.

En un lenguaje comprensible para neófitos en temas sexuales –pero también para aquellos más aventajados en conocimiento– logra profundizar en aspectos que difícilmente investigaríamos por cuenta propia. Como es de esperar, la elección de este camino, como cualquier otro, ha significado desafíos; el primero, lidiar con el hecho de ser una mujer que habla de sexo, que dice lo que quiere, que entiende no sólo a sus congéneres sino también a los hombres…

Saber mucho más que el promedio de las mujeres sobre vida sexual, ¿qué efectos tiene en tu vida?
Sólo efectos positivos. Todo lo que he aprendido lo he interiorizado y llevado a mi vida de pareja, pero también a mi rol de madre que educa y guía. El estudiar sexualidad y abocar mi carrera periodística a ella fue, lejos, la mejor decisión de mi vida. Creo que la llenó por completo, le dio pasión a mi trabajo. Y, lo mejor de todo, es gratificante, porque sé que ayudo a muchísimas personas a través de sus cientos de cartas que respondo una a una, de los libros, de mis columnas y de todos aquellos que se animan a ir a las charlas y a buscar mi consejería. De verdad siento que mi trabajo tiene un sentido social muy fuerte.

¿Has recibido propuestas fuera de contexto?
En un comienzo sí, pero eso fue hace más de 10 años. Hoy ya no. Las personas que me siguen son muy respetuosas y confían en mí. Buscan la confidencia, el apoyo, la orientación y el consejo. No buscan nada más, y por cómo los trato, creo que nunca se ha tergiversado.

¿Cómo una periodista se convierte en especialista en sexualidad?
Por el buen ojo de una editora con la que trabajaba, que vio en mí el talento que ni yo conocía. Luego, la aparición en mi camino de muchos sexólogos importantes, y mi profesor, que guía mis pasos hasta el día de hoy.

Tienes un hijo casi adolescente y una hija que también camina a esa etapa, ¿cómo tratas los temas de sexualidad con ellos?
Con mucha confianza, buen lenguaje y también mucho respeto de su propia individualidad e intimidad. Si tienen dudas o quieren hablar algo del tema, lo conversamos en cualquier momento, sin problemas ni tabúes. Por lo mismo ellos manejan más información que sus pares, pero sólo aquella que deben conocer a su edad. Poco a poco les iré entregando más herramientas. Por el momento, creo, la sexualidad no les produce ansiedad, miedo ni culpa.

En el caso de tu marido, ¿cómo reacciona el entorno cuando se sabe que está casado con una especialista en sexualidad?
Como gran parte de los chilenos habla de sexualidad en tono de broma o cachetoneo, muchos lo molestan con que es hoy un mito urbano. Él se sonríe. Ya está acostumbrado a que las personas se imaginen más de lo que es. Creo que, por su forma de ser tan atípica en los hombres, es que yo pude dedicarme a esto sin miedos y con todo el apoyo de su parte. Él y mis hijos son los más orgullosos con mis logros.

¿Cuál es el sexo que verdaderamente tenemos y cuál es el que queremos?
Entrevisté a muchas personas para resolver este punto y me di cuenta que el sexo que queremos es aquel que nos compenetre con el otro, que nos conecte, que nos entregue sintonía y nos una. En cambio, tenemos un sexo mayormente individual, instintivo, adivino y hormonal. Por lo mismo el país declara tener insatisfacción sexual, porque lo que quiere no es lo que obtiene.

La persona inteligente sexualmente, ¿nace o se hace?
Felizmente, la inteligencia sexual se puede formar, trabajar y crear. El secreto está en las ganas, la actitud y el deseo de querer una mejor sexualidad.

DESCUBRE MÁS