Fifty/Fifty

¿De quién es la responsabilidad de la anticoncepción y prevenir las ETS?

Tengo hijos.
Estoy a favor del aborto.

No lo hice, porque mi vida estaba en riesgo en esa clandestinidad.
Porque la sobrevivencia, al intento de exterminio bajo fármaco, podía traer consecuencias terribles.

No aborté, porque no era seguro.

A veces pensaba… lo que la mayoría pensamos, la culposa muerte de un embrión.
Unas células, que se multiplican sin parar, al borde de configurar un humano, un huevo empollado al calor del útero rosado y fémino.

Una maqueta. ¡¿Y qué?!

El instinto materno no existe -el apego se va formando con las voluntades- los lazos afectivos, van ocurriendo, con lo cotidiano y a veces no pasa, igual que los padres, otro invento de culpa, para manejar conciencias.

¿Cuál es el impulso a seguir? Fue mi miedo a la muerte o la mala vida, las secuelas por el Misotrol.
Yo no aborté, pero no puedo decirle a usted que críe, si es la cosa más difícil, sacrificada y compleja.

Mujer, a usted, le apoyo, le doy mi mano.

Así como la adopción, es un acto de amor y ser vientre de alquiler de un famoso intocable, es un negocio redondo, abortar es un derecho a la libertad y el futuro de la mujer.

Esto no abrirá las tasas de aborto -como gimnasio sexual-. ¡No crédulos! No corrieron hordas de perdidas, a buscar el Postinor 2, llamada la pastilla del día después.

La responsabilidad del embarazo y las ETS son compartidas.

Usted, señor viril.
Plastifíquese, prepárese con condones.
No pregunte “¿Te cuidai? ¿Tomai pastillas?”
Blíndese el pene, pínchese el culo una vez por mes, y si no quiere más hijos o ninguno, la vasectomía
es la forma.

Haga algo más que acabar afuera y decir “por el chico no hay hijo”, con la cara del meme de Yao Ming. Esto no es chacota, no sea maricón -después es tarde para llorar sobre la leche derramada- y el papiloma humano lo transporta usted como el juego del “corre el anillo”, que a todos nos dio, ¿menos a usted?

Empodérese del falo y no lo deje a merced, de su calentura espontánea.
La zorra voraz vendrá y usted se entregará indefenso, erecto para perpetrar. Cincuenta y cincuenta. Su responsabilidad irresponsable.

Cuídese de milfs, teens, cougar y travestis que se quieren colgar de sus gónadas y ordeñar hasta la última gota.
Pobrecito usted no puede contener el marrueco, no sabe decir no, a la papaya jugosa, tampoco toma precaución de su debilidad.
Espero entienda que hay muchas zorritas que lo acecharán.

¡Haga algo pues zorrón!

126502871010646062330049988643424n1.jpg