Dan Ariely, economista de la conducta explica por qué invertir en una relación romántica

Siempre el pasto se ve más verde en la casa de al lado, pero en realidad hay que ver el valor en lo nuestro.

Decidir seguir adelante con un compañero o compañera de vida es un complejo escenario para la mayoría. Es cierto que hay muchos que necesitan estar siempre en pareja y son sumamente dependientes, y ahí uno se pregunta “¿Cómo lo hace para estar siempre en una relación?”.

Pues bien, este no es el caso más común, ya que en general y más aún en los tiempos que corren, son muchas las personas que no se atreven a correr el riesgo de mantener una relación monógama, y mucho menos si son jóvenes y pueden probar la mayor cantidad de alternativas posible.

Por eso es muy interesante la explicación que hace Dan Ariely, famoso economista de la conducta y autor de “Las Trampas del Deseo”. Según el experto; máster y doctor en psicología cognitiva de la Universidad de Carolina del Norte y doctor en Negocios de la Universidad de Duke:

“Si estamos en una relación seria, pero continuamente tenemos un pie fuera y pensamos cómo el mundo exterior es más tentador y más interesante, en realidad esta no es una buena receta para invertir en una relación. No es un juego de suma cero, (una relación) mejora cuando inviertes en ésta”.

Dan comenta lo bien que se ven las alternativas fuera de la relación cuando las buscas en redes sociales como Tinder, porque en realidad ahí todos muestran lo mejor de sí mismos, pero cuando los conoces bien las cosas cambian. Entonces, por tomar una determinación apresurada de acuerdo a cómo se ve una persona podrías perder realmente a una buena alternativa y que es la que ya conoces y sabes que es buena para ti.

Es interesante como este experto habla fríamente de las relaciones románticas cómo si fueran en realidad relaciones “comerciales”, aunque la verdad no me parece tan descabellado ya que de esas decisiones se definirán varios años venideros probablemente.

¿Qué opinan?

*El video está con subtítulos en español.