Relaciones de pareja abiertas, ¿realmente funcionan?

Lo que antaño estaba considerado una infidelidad, hoy puede ser una cláusula acordada entre parejas que quieren vivir una relación abierta

Por Valeria Schapira

Experta en relaciones para Match.com

Es un vínculo de pareja en el que las partes acuerdan que ambos pueden tener relaciones sexuales por fuera de su relación.

Los tiempos cambiaron y, lo que hace algunos años se hubiera tildado de infidelidad, hoy bien puede ser parte del contrato establecido en el seno de una pareja. Como bien dice el dicho popular, "cada pareja es un mundo" y en ese universo funcionan las reglas que los dos miembros acuerdan.

DESCUBRE MÁS

 

Cuando dos adultos consensuan que en el marco de su relación sentimental están permitidos los encuentros eróticos con terceros por fuera de la relación primaria, pueden existir matices. Algunos acuerdan que puedan darse estos encuentros 'extra pareja' sin contárselos al otro. Otros deciden compartir los detalles y aseguran que esto puede, inclusive. encender el fuego de la relación.

Todo lo que se haga de común acuerdo entre adultos funciona, en tanto y en cuanto no ocasione dolor o malestar. Muchas parejas comienzan con un grado total de 'apertura' y a medida que la relación se va cimentando y solidificando, sienten la necesidad de barajar y dar de nuevo en el acuerdo original. Sea porque ya no soportan la idea de 'compartir' al otro, por celos o porque simplemente creen que uno más uno es dos y no tres, cuatro o cinco. Una relación sana siempre requiere un diálogo fluido en el que los dos puedan expresar su sentir y sus necesidades.

Muchas personas – sobre todo mujeres – acceden a establecer una pareja abierta, sobre todo al comienzo de una relación, cuando no saben el rumbo que tomará la misma. Algunas personas lo ven como una forma de 'enganchar' al otro en un proyecto de exclusividad, que se vaya dando de manera gradual, casi como una jugada de ajedrez. Esto no siempre funciona y suele generar incomodidad, frustración y dolor. Si el consenso no es genuino, en algún momento el engaño saldrá a la luz y los dos quedarán lastimados.

Depende. Muchas personas establecen este tipo de acuerdos para tener una variedad sexual o desarrollar determinadas prácticas que su pareja prefiere no practicar. Hay quienes aseguran que la posibilidad de salirse del marco de la relación para tener sexo con otros, azuza el fuego en casa. Es que el amor y el deseo no siempre van por la misma senda. Hay quienes quieren transitar la vida con un compañero pero, aun así, no se sienten plenos a nivel sexual con él o ella. Este modelo, sostienen algunos, les significa una solución a este dilema.