Círculos viciosos en las relaciones: los patrones que debemos romper

De nuevo, una y otra vez con lo mismo. ¿Por qué siempre terminas estando con el tipo de persona de la que huyes?

¿Cómo eres en las relaciones de pareja? ¿Sabes lo que quieres, y lo que no? Aunque creamos que podemos responder estas preguntas fácilmente, nunca estaremos 100% seguras de si lo que estamos diciendo es lo que realmente pensamos.

A veces, tiene que ver con quedar bien con los demás o con conocernos poco a nosotras mismas. También, son respuestas que van cambiando según el tipo de relación que tengamos. ¿O siempre seguimos los mismos patrones?

Depende. Conozco gente que siempre está con personas similares, que se comportan de cierta forma y a pesar de que los demás consideren que no es bueno, esa persona se siente cómoda con eso.

El problema es que también, hay otros y otras que no son capaces de reconocer que siguen un patrón, y que es dañino. Si les preguntas qué quieren en una relación, quizás te digan algo totalmente contrario a lo que en realidad manifiestan en sus elecciones amorosas, pero no lo admitirán.

Por ejemplo, tu amiga te dice que odia a los hombres inmaduros, que nunca va a querer estar con alguien así en su vida, pero ya ves que su actual conquista es similar a lo que ella niega.

tumblrmuk5hmtz6y1sxg8m0o1400.jpg

Tumblr

Los patrones en las relaciones amorosas no pueden tomarse así como así. A veces, nacen de temas inconclusos en nuestra infancia, de problemas de autoestima o de relaciones poco sanas con nuestros padres.

Quizás, tengas miedo de darte cuenta y como estás acostumbrada a lidiar con reacciones similares, sigues estancada. En realidad, tienes miedo de crecer y de saber que hay algo en tu vida que tiene que cambiar, evolucionar y puede que en este minuto, eso deba partir por ti y luego, tenga que ver con tener una relación.

¿Por qué hay personas que pasan de relación en relación, sin darse momentos para analizar o interiorizar lo que ocurre? Prefieren tapar eso con otra relación, porque están aterradas de la soledad, de enfrentarse a sí mismas.

Ese es el círculo vicioso que crean los patrones. Y no sólo en las relaciones, sino que en todo en la vida. Si quieres dejar el cigarrillo, te predispones y admites que probablemente no lo lograrás. En vez de resistir con voluntad, cedes y te sientes culpable. Tu autoestima se va al suelo, al igual como ocurre cuando estás en una relación que sabes que no es buena para ti, porque has pasado por algo similar.

Si estás consciente de que sigues tropezando con la misma piedra una y otra vez, es tiempo de parar y pensar. ¿Por qué sigo haciendo lo que hago? Si no lo sabes, un psicólogo puede aclararlo. Lo importante es que tienes la intención de ser feliz y luego, podrás tener relaciones sanas.