No es el físico ni tu personalidad, esto atrae a los hombres según la ciencia

La Universidad de Lübeck encontró cuáles son las características que hacen que el sexo opuesto sienta atracción por ti.

Por Andrea Sánchez

Internet nos ha dado la posibilidad de tener acceso a más información de corte científico, con la que podemos entender el comportamiento de las personas y tratar de explicar las situaciones a las que nos enfrentamos todos los días. Las relaciones de pareja siempre serán uno de los enigmas más grandes para hombres y mujeres, razón por la que estudiosos de la Universidad de Lübeck se pusieron en marcha para tratar de entender cómo y a partir de qué surge la atracción.

Los investigadores descubrieron que las personas sentían atracción por otras personas cuya conducta era fácil de entender. Los científicos hicieron que los participantes pasaran tiempo con distintas personas y experimentaran emociones diferentes. A través de un 'vocabulario neurona' pudieron descodificar que los procesos neurobiológicos son definitivos en la formación y el éxito de las relaciones sociales.

DESCUBRE MÁS:

 

Es decir, el estudio revela que nos sentimos atraídos por las personas de las que podemos comprender las intenciones y las emociones. Aunque se desconoce si el cerebro posee mecanismos para atraer a gente que es fácil de entender, el estudio mostró que la atracción podría estar definida por el nivel confianza que tenemos de haber entendido a la otra persona.

El estudio realizado puso a prueba una muestra de 90 personas a las que les transmitió videos de mujeres expresando diferentes estados de ánimo, luego de medir la actividad cerebral de los participantes y preguntarles cómo creían que se sentían esas mujeres, llegaron a la conclusión de que cuanto más certero era el análisis de las emociones, más atraídos se sentían por las protagonistas de los videos.

Hay varias teorías que apoyan este experimento, en el artículo de la Universidad de Lübeck hacen hincapié en que, si un encuentro con una personas es gratificante, entonces la recompensa llegará a ser asociada con esa persona, lo que resulta en una atracción interpersonal.