8 señales que delatan que estás besando mal

Te damos las claves para convertir un mal beso en el mejor de tu vida, ¡toma nota!

Por Madeleine Holden

Además de ser terrible en la cama, besar mal es el temor más grandes temores que tenemos las mujeres cuando conocemos a una persona. Pero, ¿cómo puedes saber si lo estás haciendo bien o si es un desastre? La mayoría de las personas no serán tan directas como para decirte en tu cara que no besas bien, pero hay otras formas de darte cuenta con pistas más sutiles. Si cualquiera de las siguientes te están pasando regularmente, puede ser momento de repasar tus habilidades de besar:

       DESCUBRE MÁS:

 

Si estás besando a tu pareja y puedes sentir que se está alejando de ti o se está inclinando hacia atrás, es una señal de que estás besando un poco forzado. Las personas pueden hacer esto para controlar la intensidad de los besos. Entiende la señal y relájate: ajusta tu cuerpo para que nadie esté inclinándose demasiado en la otra persona y sé más gentil con ese beso.

Tener mal aliento es una forma segura de arruinar un buen beso, por lo que tendrás que asegurarte de tener un aliento fresco en todo momento. Pero, nuevamente, puede ser difícil saber que tienes mal aliento, así que busca señales de otras personas a tu alrededor y no sólo las personas que besas. Puedes tener un compañero de trabajo inusualmente honesto o un amigo que te dirá si necesitas refrescarte. Es bastante sencillo: cepilla tus dientes dos veces al día, usa hilo dental y carga con chicles y mentas en caso de que hayas tenido un almuerzo particularmente cargado de cebolla.

Mientras besas, debes estar consciente de qué tanto metes la lengua dentro de la boca de tu pareja. Contrario a lo que creen muchas personas, menos es más cuando hablamos de lenguas y besos. Tu lengua debería de explorar sutilmente su boca, no dando latigazos por todos lados, así que si notas que estás muy dentro de su boca o usando demasiado la lengua, probablemente no estás dándole una buena experiencia. Otra vez, simplemente toma un paso hacia atrás y mejorarás la situación.

Hablando de lenguas, dado que son un componente importante de un beso, el movimiento de tu lengua debe de ser dulce y consistente, no pinzando hacia adelante y hacia atrás esporádicamente. Tu pareja probablemente te dará un señal si tu técnica es muy abrupta, pero también deberías poder medirlo por ti misma.

Los dientes se golpean de vez en cuando, incluso en los mejores besos, pero si estás golpeando tus dientes constantemente es una señal de que necesitas pulir tu técnica. Nuevamente, esto probablemente significa que estás forzándolo mucho o que la posición de tu boca necesita un ajuste.

Si tu cita salió bien y conseguiste tu primer beso, presta atención a su respuesta después de ese punto. Si intentas besarlo de nuevo y él se quita o no parece interesado, podría ser porque tu desempeño fue pobre. Hay muchas razones por las que una persona te besaría y después ya no quisiera besarte de nuevo, así que no te culpes por completo, pero si encuentras algunas de estas señales en esta lista debería darte una idea de que puedes ser más encantadora la próxima vez.

 Imagen foto_00000018

 

Besarse debería ser una experiencia romántica y placentera, no un sufrimiento similar a un ataque de asma. Asegúrate de darle a tu pareja suficiente espacio para respirar, y si lo notas retrocediendo constantemente para tomar aire, hay una gran posibilidad de que tu técnica sea demasiado dominante. Un buen beso en la pantalla parece pasional e intenso, pero en la vida real generalmente tiene muchas pausas, silencio y momentos tentativos en donde sus labios apenas se rocen, así que asegúrate de variar la intensidad un poco.

Besar es algo que haces con tus labios, pero que no está enteramente limitado a lo que está pasando en sus bocas. Si tu postura es rígida e incómoda tu pareja lo va a notar, lo que hará la experiencia peor para los dos. Intenta adoptar un lenguaje corporal relajado incluso si estás nerviosa y asegúrate de usar tus manos al colocarlas en alrededor de su cuello, por ejemplo. La buena colocación de las manos puede llevarlos al siguiente nivel –pero tampoco quieras tocar demasiado sin advertencia.

Besar puede ser una experiencia estresante y hay muchas formas de hacerlo mal, pero éstas suelen caer en la misma categoría: ser muy vigorosa o frenética y no darle suficiente espacio a tu pareja. Si puedes tener esto bajo control –y no es tan difícil– serás una experta en besar muy pronto.

Imagen foto_00000017