¿Hay vida después del divorcio para las mujeres?

El psicoterapeuta y especialista en relaciones de pareja, Manuel Turrent Riquelme, nos explica en extrevista exclusiva para nuevamujer.com, los obstáculos y también los beneficios a los que se enfrentan las mujeres después del divorcio.

Por Viridiana Mirón

El aumento en la tasa de divorcios es un fenómeno global; sin embargo, a diferencia de otros países del mundo como Estados Unidos, Rusia o Francia, donde la tasa de divorcios supera el 50 por ciento, en América Latina el porcentaje es mucho más bajo. De acuerdo con el reporte de las Naciones Unidas "Marriage and crude marriage rates" (El matrimonio y las tasas de matrimonio crudo), en países como Ecuador el divorcio alcanza el 20%, en México el 15% y en Chile solo el 3%.

 

       DESCUBRE MÁS:

 

Esta tendencia a la alza se ve reflejada en una mayor búsqueda de ayuda con terapeutas o grupos de apoyo especializados en superar el divorcio, lidiar con los obstáculos de la sepración y en encontrar herramientas para rehacer la vida después de la ruptura. En entrevista exclusiva para nuevamujer.com, Manuel Turrent Riquelme, pscioterapeuta y especialista en temas de violencia y pareja explica cuáles son las primeras fases por las que atraviesa una mujer que se divorcia. "Existen cuatro procesos, el primero es la negación, el no creer que el matrimonio se está terminando; el segundo es aferrarse a la relación; después viene el enojo y finalmente la depresión. Después de la depresión se desencadenan otros procesos, uno de ellos es aprender a estar sola sin necesidad de buscar una pareja, porque en esta etapa es muy fácil confundir sexo con amor, por eso en importante buscar el apoyo y cariño de amigos y familiares".

Sola, ¿por cuánto tiempo?

De acuerdo con el especialista "después del divorcio lo ideal sería pasar de seis meses a un año sin tener pareja; sin embargo, no es una regla aboluta y sí se puede dar la posibilidad de encontrar pareja rápidamente, pero lo ideal sería pasar por todo este proceso antes".

Después del duelo y del periodo de soledad, el especialista recomienda "buscar amigas y amigos solteros, crear un nuevo núcleo de amistades, salir y conocer a nuevas personas, sobre todo si se pretende buscar una nueva pareja. Una mujer que acaba de salir de un divorcio no tiene las mismas herramientas que los hombres y las mujeres que ya llevan mucho tiempo divorciados. Por eso es importante tener el apoyo de amigos que ya hayan pasado por este proceso, para poder entender el nuevo mundo, porque en realidad es como cambiar de mundo". El objetivo de esta etapa es "volver a descubrir la propia sexualidad y conocer lo que está sucediendo en el mundo de las relaciones amorosas y la sexualidad, y después de eso ya es possible empezar a buscar una forma de relación de corta o larga duración".

¿Solas o acompañadas?

Aunque muchas mujeres que pasan por un proceso de divorcio prefieren no volver a involucrarse sentimentalmente con otros hombres, "la mayoría de mujeres antes de los 60 años quieren volver a tener una pareja". El también fundador de la revista S1ngular explica que las mujeres de más de 40 años que buscan pareja se enfrentan a una mayor competencia debido a que en algunas grandes ciudades, sobre todo en las capitales, no hay suficientes hombres sin compromiso en comparación con la cantidad de mujeres solteras o divorciadas, esto "complica la ecuación, porque provoca que los hombres no tengan que esforzarse por ser mejores debido a que hay mayor demanda de mujeres, entonces muchos de ellos siguen siendo machistas, mujeriegos o poco serios en sus relaciones".

¿A qué obstáculos se enfrentan las mujeres?

"Uno de los obstáculos más importantes es la dependencia económica. Las mujeres con hijos se encuentran en desventaja porque tienen que hacer un trabajo doble al cuidar a sus niños, tener que ir a trabajar y en muchos casos soportar a maridos ausentes, y al mismo tiempo soportar el proceso de divorcio".

Uno de los problemas más grandes a los que también se enfrentan las mujeres divorciadas, es la violencia, incluso cuando ya no están casadas. De acuerdo con el reporte "Violencia contra las mujeres" realizado por la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, en países como Colombia y Ecuador, "las mujeres separadas o divorciadas informaron los niveles más altos de violencia por parte de la pareja, aun cuando ya no estaban viviendo con el esposo o el compañero".

Desde 2008 la Organización Mundial de las Naciones Unidas ha realizado campañas con el fin de "aumentar la posibildiad de que las mujeres ejerzan sus derechos civiles relacionados con el divorcio, la propiedad, la pención alimenticia y la custodia de los hijos, el empleo y un lugar libre de acoso sexual". Al respecto, el psicoterapeuta explica que existe un gran problema de discriminación hacia las mujeres en el entorno laboral, no sólo por la falta de paridad, sino también porque "la mujer divorciada tiene más riesgo de sufrir de acoso sexual".

¿Se puede llegar a ser feliz después del divorcio?

A pesar de los problemas económicos, sociales y emocionales a los que se enfrentan las mujeres, Manuel Turrent, autor del libro "Comenzar de Nuevo" asegura que sí se puede llegar a ser feliz después de un proceso de divorcio. "Muchas de las personas con las que he trabajado son mujeres contentas, plenas, independientes y que se sienten liberadas porque muchas de ellas habían estado atrapadas con maridos que las tenían controladas o violentadas, o simplemente no se sentían libres de poder hacer las cosas que ahora sí hacen. A pesar de que hay muchas cosas injustas que tienen que lidiar, también tienen muchas ganancias por lo cual cuando están divorciadas se sienten más felices".