La razón de por qué una ruptura amorosa resulta más dolorosa para algunos

Un estudio sugiere que a algunas personas les es más difícil recuperarse de un rechazo debido a la forma en que reflexionan sobre la ruptura.

El término de una relación siempre va a ser un proceso doloroso para cualquier persona. Que alguien sea parte de tu vida y después deje de serlo es una experiencia dura que cuesta superar.

Sin embargo, pareciera que algunos se recuperan con mayor facilidad y en poco tiempo se encuentran en una nueva relación como si siempre estuvieran dispuestos a recibir amor. En cambio, para otros el paso de los años no hace más que ser una larga agonía de un romance fracasado.

Esta diferencia tiene una explicación según un nuevo estudio de la Universidad de Stanford, publicado en Personality and Social Psychology Bulletin. Sostiene que la forma en que se reflexiona sobre la ruptura podría determinar cuan capaz se es de recuperarse de ella.

Pensar sobre lo que fue y lo que significó esa relación ayuda a otorgarle sentido a lo que sucedió, pero a la vez puede hacer que sea más difícil superar la etapa. Aunque puede ser saludable para aprender sobre las relaciones pasadas y así mejorar el futuro, uno de los autores del estudio, Lauren Howe, expresó a The Huffington Post:

Un comportamiento saludable puede llegar a ser poco saludable cuando la gente comienza a cuestionar su propio valor como persona, con una sensación de que tiene algún defecto y que por eso ocurrió el rechazo.

getoverabreakup.jpg

© healthaim.com

Para llegar a las conclusiones, los investigadores analizaron las historias personales de rechazo de 194 hombres y mujeres con una edad promedio de 30 años. Descubrieron que en los casos en que la persona fue rechazada y en que comenzaron a cuestionar su valía personal y alterar negativamente sobre lo que piensan de su propia imagen, les tomó más tiempo recuperarse de la ruptura.

Por otro lado, los que no vincularon el rechazo con su persona, les fue mejor emocionalmente. Pensaban que una ruptura es un evento impredecible, un indicio de incompatibilidad y que le sucede a todos en algún momento.

En definitiva, quienes más sufren son los que se culpan por la ruptura por algún defecto en su personalidad y lo vinculan a una característica negativa de ellos. Se molestan con la persona que los rechazó y les preocupa que arrastren esos defectos en futuras relaciones.

Los más propensos son los que creen que su carácter es inmutable y que les cuesta cambiar aspectos de su personalidad.

Tras una ruptura, los expertos recomiendan cuestionarse si realmente existe algún tema relacionado con un aspecto personal, y si efectivamente es así, analizar cómo pensar en el rechazo sin dañar la autoestima desde una perspectiva negativa.