10 cosas que debes saber sobre el clítoris

Es parte fascinante de nuestra anatomía y tiene una función clave en nuestro cuerpo, por esta razón es muy importante que lo conozcas bien

 Por Alessia Di Bari

Es importante conocer nuestro cuerpo. Hoy me gustaría conversar acerca de nosotras y nuestro clítoris, clave de una vida sexual satisfactoria. Te dejo algunos datos curiosos y relevantes acerca de esta fascinante parte de nuestra anatomía:

– Forma parte de un todo. Forma parte de la vulva, integrada por el monte de venus, los labios –mayores y menores-, el clítoris, la uretra y la vagina.

– Más allá de lo visible. Lo que alcanzamos a ver son: la cabeza (o glande) y el capuchón del clítoris; todo lo demás: tejido eréctil, glándulas, bulbos vestibulares, pilares y raíces, están por dentro. De hecho lo que se ve por fuera, es apenas la cuarta parte del tamaño completo, mide alrededor de 10 cm.

MÁS: Te decimos cuáles son las 8 zonas erógenas del hombre

– Es la zona clave cuando se trata de orgasmos. Si bien existen mujeres que alcanzan el orgasmo vía vaginal (un 30% de la población femenina), es un hecho que todas lo podemos alcanzar por la estimulación directa –o indirecta- del clítoris.

– No somos tan diferentes a ellos. Cuando somos fetos (aprox. hasta las 12 semanas), hombres y mujeres tenemos los mismos genitales; después de esta etapa empieza la diferenciación sexual. Es por esto, que el clítoris, en muchos sentidos, funciona parecido a un pene… están hechos de lo mismo.

– Placer y más placer.  Si bien, todo el cuerpo nos sirve para dar y recibir placer, todos los demás órganos y tejidos tienen otras funciones, el clítoris tiene una sola: hacernos sentir un maravilloso placer.

– No hay uno igual a otro. Los hay más grandes, más pequeños, un poco más escondidos o muy a la vista. También los hay más sensibles o aquellos que necesitan mucha presión… de ahí, la importancia de conocer nuestro cuerpo para ver qué nos gusta y cómo.

– Universal. Prácticamente en todos los países se le conoce con el mismo nombre. Viene del griego κλειτορίς (kleitorís), que significa llave y virtualmente, nos abre la puerta a un mundo de placer.

– Se puede ejercitar. Cuando caminamos, lo ejercitamos. Si caminamos –por lo menos- 20 minutos al día, además de ponernos en forma, aumentamos la congestión genital y esto nos ayuda a alcanzar el orgasmo más fácilmente.

– Crece con nosotras. Sí, sigue creciendo a lo largo de nuestra vida. Puede crecer hasta dos veces su tamaño después de la menopausia. Generalmente la mujeres que tienen hijos, tienden a tener un clítoris más grande que la que no han sido mamás.

– Siempre estará con nosotras. No importa la edad que tengamos, el clítoris siempre mantiene su sensibilidad. Así que da igual si tenemos 20, 45 o 95 años… la capacidad de disfrutar con él, no se ve mermada mínimamente, ya que una vez que alcanzamos –físicamente- la madurez sexual, ahí nos quedamos, no pierde ninguna de sus 8,000 terminaciones nerviosas.

– La mutilación existe. Tristemente esto es una realidad, todavía, para muchas mujeres en algunos países del mundo. Generalmente se hace en condiciones insalubres y por creencias y cuestiones culturales, casi siempre por creer que el placer es algo impuro.

DESCUBRE MÁS EN VIDEO:

SexualMENTE: propósitos sexuales de Año NuevoY EN IMÁGENES:

Sexo, orgasmos y erotismo: 10 frases imperdibles

Include SSI