El cerebro femenino: ¿por qué funcionamos así?

Todo eso que nadie entiende por qué te pasa, tiene una explicación.

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano, y pareciera que el de las mujeres es todavía más difícil de explicar y entender. A pesar de que todo mundo da por hecho que somos más emocionales y sensibles, todo, absolutamente todo inicia en el cerebro.

Hombres y mujeres funcionan de distinta manera (ojalá pudiéramos aceptarlo algún día), y no porque alguien lo haga mejor, sino que biológicamente nuestra estructura está hecha para cosas específicas y sobrevivir. Mera cuestión biológica. Ahora que, con la evolución y todo esto también hemos podido ser capaces de buscar la manera de competir menos para convivir más.

Independientemente de eso, hay que entender varios principios fisiológicos para que la próxima vez lo pienses dos veces antes de decir que las mujeres somos un drama o muy complicadas y que los hombres son fríos y demasiado prácticos.

De una cápsula de radio, rescaté puntos concisos sobre lo que sucede en nuestro cerebro que nos hace tan distintas a ellos:

  • Todas las estructuras cerebrales relacionadas con cognición, memoria asociativa y lógica, son más grandes en las mujeres.
  • El hipocampo es 25% más grande en el cerebro femenino, por eso nos acordamos de absolutamente todo.
  • La densidad de nuestras neuronas en las áreas de Broca y Wernicke (encargadas del lenguaje) son más grandes en la mujer, por eso hablamos mucho y gesticulamos todo el tiempo.
  • El cerebro de la mujer es incapaz de aprender bajo situaciones de estrés.
  • Las mujeres tardamos más en depurar la dopamina, por eso nos cuesta más trabajo recuperarnos de las rupturas.
  • Cuando una relación de más de 3 años termina, ellos tardan 28 días en recuperar la dopamina basal, mientras nosotras tardamos 3 meses.
  • El cerebro femenino no tiene más neuronas que el de los hombres, pero se conectan mejor.
  • Ellos tienen mayor densidad neuronal en la amígdala cerebral, el tálamo y el hipotálamo. Lo que les permite tener mayor control motor, mayor actividad sexual y los hace más visuales.

Definitivamente el cerebro femenino es un coctel de conexiones infinito, ¡gana la que logre ponerlas en orden!