Tu dependencia a la tecnología puede arruinar una relación

¿Qué prefieres, a tu novio o a tu teléfono? La respuesta a esta pregunta debería ser la que determine tus acciones.

“Mi novio contesta más los mensajes de su celular que mis preguntas”. Cada vez es más común escuchar a personas que se quejan del mismo tema; novios o novias que tienen una relación paralela con la tecnología.

Sabemos que la tecnología puede producir adicción, pero aún no tenemos totalmente claro por qué no somos capaces de dejarla a un lado, sobre todo cuando estamos con la persona que amamos.

¿Te acuerdas cuándo fue la última vez que tuviste una conversación profunda con tu pareja? Si no lo recuerdas, estás en todo tu derecho de culpar a la tecnología.

Como está siempre y cada vez más disponible, es una distracción constante que puede confundir las prioridades de las personas en momentos determinados.

mobilephone79164412801.jpg

(cc) kaboompics / Pixabay

Por ejemplo, si estás con tu pareja, no la veías hace un mes y en todo el tiempo que llevan conversando ha mirado más la pantalla de su celular que tu cara, seguro habrán consecuencias.

Aunque sean aparatos, las personas muchas veces se sienten desplazadas por ellos. No es una competencia para ganar la atención de la pareja, pero aunque suene absurdo, puede llegar a serlo.

Si interpones demasiado la tecnología entre tú y tu pareja, sólo lograrás que la relación se vaya deteriorando poco a poco. No va a pasar nada malo si no chequeas la pantalla de tu celular durante una hora o si dejas tu teléfono guardado, lejos de ti.

Restablezcamos nuestras prioridades y aprovechemos el tiempo con las personas que queremos y que tenemos al lado; tiene mucho más sentido que preocuparse de cuántos likes tiene tu foto o de tus solicitudes de amistad.