Cuando un hombre se niega a entender que simplemente no estás interesada

No hacen falta segundas lecturas: cuando no contestamos el teléfono, los mensajes o las invitaciones, es porque no estamos interesadas.

Sí eres tú, no soy yo. Esa es la frase que deberíamos decirle a esos hombres que insisten, insisten y siguen insistiendo en invitarte a salir, luego de que les has dicho, explícitamente, que no estás interesada.

En gustos no hay nada escrito, y como no hay nada escrito, es muy probable que no te guste todo el mundo y que tú no le gustes a todo el mundo. La vida es así; encajamos con algunos y aunque muchas veces los hombres se nieguen a aceptarlo o entenderlo, hay otros que simplemente no nos gustan.

Hombres: las mujeres no estamos esperando que alguien nos pretenda siempre, no es un halago o un cumplido que alguien insista en buscarnos y tampoco nos preocupa estar solteras por mucho tiempo.

Si no contestamos el teléfono o los mensajes es porque realmente no tenemos ganas de hablar; no tiene que ver con las hormonas, ni con el cansancio ni con nada más. No estamos confundidas ni emocionales, si lo decimos, es por algo.

Claramente, no podemos generalizar. Hay muchos hombres que entienden perfectamente las señales y que las aceptan. Eso demuestra madurez y seguridad en sí mismos; no necesitan insistir en alguien que no les corresponde porque saben que su valor se basa en otras cosas aparte de la conquista.

500daysofsummer2009509wallpaper.jpg

© m5x.eu

Para todos los demás que se niegan a aceptar o entender que “no” realmente significa “no”, hay varias cosas que deberían saber. A las mujeres, y hablo de las que se aman y respetan a sí mismas, no les atraen los hombres que no respetan sus decisiones.

Cuando un hombre decide que no quiere salir con una chica, simplemente no la busca y se supone que con eso basta. Entonces, ¿por qué insisten en algo que ellos mismos saben cómo funciona?

No querer salir con un hombre no tiene nada que ver con soberbia o egocentrismo. Una mujer que rechaza a un hombre es porque no está interesada y no es necesario hacer segundas lecturas.

Que digamos “no”, no significa que queremos que nos sigan insistiendo, tampoco quiere decir que pensamos que somos demasiado buenas para algunos hombres ni tampoco es una señal para “que se la jueguen”.

Si una mujer ya tomó su decisión, respétenla. Lo mismo va para nosotras; si un hombre te dejó claro que no quiere estar contigo, respétalo y no sigas insistiendo en algo que sólo afectará tu autoestima y amor propio.