Las mentiras más recurrentes de los hombres y las mujeres

Una agencia de publicidad australiana realizó un estudio y estos fueron los resultados.

Las mentiras han existido todo el tiempo, y todos las hemos usado alguna vez. Nada nuevo. Lo que resulta una novedad es que, con las redes sociales y teléfonos inteligentes, mandar un mensaje se convirtió en algo que ensayamos una y otra vez con fotos y todo para que parezca algo de lo más natural. Pero, vamos, no es así.

La agencia australiana The Works realizó un estudio para actualizar la lista de las mentiras que más dicen los hombres y las mujeres. La primera conclusión fue que ellas mienten para evitar un conflicto, mientras que ellos lo hacen para sentirse bien consigo mismos.

Las redes sociales se convirtieron en un filtro de la honestidad. Escribamos algo y cuando lo leemos, sabemos que tenemos que borrar algunas cosas o cambiar palabras para que el mensaje no suene tan cursi, agresivo, tonto, atrevido o el adjetivo que ustedes quieran.

Este estudio se basó, precisamente, en las publicaciones de hombres y mujeres adultos en sus cuentas de Facebook, Instagram y Twitter. La segunda conclusión fue que las mujeres mienten en el 64% de sus conversaciones, mientras que los hombres en un 36%.

Las palabras del director del proyecto, Douglas Nicol, fueron:

En las redes sociales las personas tienen una personalidad distinta. Todo se magnifica; sus amigos son los mejores, la comida que toman es genial y decidimos analizar este fenómeno.

En temas de ligue y relaciones, las personas pasan por distintas etapas. Cuando se están conociendo hay una tendencia a publicar más de lo normal y en general mostramos una parte de nosotros que no es real. Agrandamos ciertas características y omitimos otras.

Cuando la pareja ya está consolidada, las personas mienten para evitar conflictos, y de alguna manera se evidencia cierto control sobre el otro.

La lista se estructura de la siguiente manera por orden de prioridad:

Hombres

  1. No me pasa nada.
  2. Esta será mi última copa.
  3. El vestido se te ve increíble, amor.
  4. La verdad, no sabía.
  5. Me quedé sin batería.
  6. Ni siquiera bebí mucho.
  7. Estoy a la vuelta.
  8. Ni estaba tan caro.
  9. Hay mucho tránsito.

Mujeres

  1. No me pasa nada.
  2. No es nuevo, lo tengo desde hace mucho.
  3. No estaba tan caro.
  4. Estaba en oferta.
  5. No sé dónde está lo que buscas, ni lo he agarrado.
  6. Bebí muy poco.
  7. Tengo dolor de cabeza.
  8. No lo he tirado a la basura.
  9. Perdóname, no vi tu llamada.

Según los expertos, el origen de las mentiras es una clara falta de autoestima. Proyecta la incapacidad de controlar el conflicto o resolver la situación que desatará la verdad. Para las mujeres es mejor decir que tienen tal vestido desde hace mucho tiempo, en lugar de admitir que lo compraron recién.

Impresionar y resaltar nuestras cualidades son parte de la dinámica de la comunicación actual. Sin embargo, es un arma de doble filo cuando nos trasladamos a una realidad tangible. Quizá es instintivo, o parte del fenómeno social digital.

Compártenos tu opinión.