Por qué no deberías tener un tipo de hombre

Puede que el día en que conozcas a la persona correcta, todos esos prototipos se derrumben, caigan sobre ti y no te importen más.

“Amiga, conozco a alguien que es perfecto para ti, deberías salir con él”. Lo más probable, es que al escuchar esto, muchas mujeres ni siquiera piensen en esa opción y contesten escudándose en el clásico: “Gracias, pero sabes que él no es mi tipo”.

¿Qué es eso de los tipos o prototipos de hombre? ¿Cómo puede ser que muchas mujeres se quejen porque no logran encontrar el amor verdadero, pero, al mismo tiempo, descarten al 99,9% de la población masculina del mundo sólo “porque no son de su tipo”?

Sí, es cierto; con la experiencia en las relaciones y las referencias que tenemos de nuestra historia amorosa, es probable que tengamos claro el tipo de hombre con el que no queremos relacionarnos.

Pero esto no tiene porqué tener que ver con el tipo de hombre que sí nos agrada, o mejor dicho, con la persona que nos encantaría tener al lado como compañero de vida.

Dejemos de hablar de tipo o estereotipo, partiendo de la base de que la apariencia de  muchas personas no coincide para nada con su forma de ser o personalidad. Este “tipo” de hombre que tanto idealizas, puede ser interiormente el tipo de hombre que odias, ese que te desagrada en todo sentido.

76360754801a9fcde0c7k.jpg

(cc) thebarrowboy / Flickr

Es simple: si descartamos a “posibles parejas” sólo porque no cumplen los requisitos impuestos, estaremos descartando una parte de nosotras mismas, esa parte que ve más allá de lo físico, de lo superficial.

Hay que pensar cómo serían las cosas desde la otra perspectiva. ¿Qué pensarías de un hombre que dice que nunca saldría contigo porque no eres su tipo?

Lo más probable es que creas que es una persona que no vale la pena porque se basó sólo en tu apariencia para descartarte, sobre todo porque no alcanzaste siquiera a pronunciar media palabra.

¿Todavía te hace sentido eso de los tipos de hombre? Decir que tienes un tipo también te pone a ti misma en una categoría, una más abajo o más arriba que otras personas. Piensa que si rompes esa estructura, quizás puedes conocer a alguien que te demostrará que los estereotipos son sólo eso, estereotipos.