Grandes ventajas del amor a distancia según estudio

Estudio reveló que hay algo que las parejas que están a larga distancia manejan a la perfección.

Un estudio comprueba que el factor distancia sirve para estrechar lazos entre las parejas y para recordar experiencias positivas. Es decir que la distancia geográfica no siempre se traduce en distancia emocional.

Estar enamorado de alguien es algo increíble y lo mejor que nos podría pasar cuando sentimos esas maripositas en el estómago, sería poder estar siempre con nuestra pareja. Sin embargo, a veces ocurren cosas que van más allá de nuestro control y debemos adecuarnos para que la relación siga funcionando como lo ha hecho hasta ese momento.

Como no recordar la película “El Descanso” y lo mucho que sufrió Cameron Díaz cuando tuvo que separarse de Jude Law para volver a Los Ángeles, o lo difícil que fue para Drew Barrymore y Justin Long lograr mantener una relación a distancia por motivos de trabajo en “Going the Distance”. 

Hay muchos motivos por los cuáles debemos optar por tener una relación a larga distancia; muchas parejas prefieren seguir a pesar de estar separados física o geográficamente porque es mejor que simplemente decir adiós y seguir caminos separados.

amandatheholiday3275920619201080.jpg

fanpop.com

Mantenerse unidos a la distancia es un poco menos difícil en estos tiempos de desborde tecnológico, aunque el contacto humano y de piel nunca logrará ser reemplazado por máquinas, aplicaciones de celular o cámaras web.

Relaciones a distancia, grandes vínculos

A pesar de esto, no todo empeora en parejas que siguen esta dinámica. Un estudio hecho por el Journal of Social and Personal Relationships y que el sitio News.Mic dio a conocer que tener una relación a distancia con la pareja ayuda a potenciar y mantener recuerdos positivos, lo que hace que ambos se concentren en aquellos momentos en que se sienten amados y protegidos por el otro.

El estudio se basó en un grupo de 533 personas que mantienen, actualmente, una relación a larga distancia y llevan al menos 6 meses separados de la otra persona. Se comprobó que el “factor distancia” hace que las parejas se enfoquen en la emocionalidad y que acudan a experiencias positivas compartidas por los dos, lo que finalmente hace que el vínculo se mantenga intacto.