Posturas sexuales durante el embarazo

El hecho de esperar un bebé no implica necesariamente dejar de tener relaciones con tu pareja.

Es definitivamente una de las etapas más hermosas que una mujer puede vivir, pero también, una de las que más interfiere con otra de las cosas buenas que existen.

El sexo y el embarazo son complementos; sin el primero es difícil que ocurra el segundo, pero cuando el segundo es un hecho, nos complicamos pensando en cómo podemos disfrutar normalmente del primero sin miedos e incomodidades.

Los médicos aseguran que el sexo durante el embarazo no representa mayor riesgo para el feto o la madre, salvo en algunos casos de problemas de gestación, amenaza de parto prematuro u otras situaciones que sobresalen de un embarazo común y corriente.

A pesar de la aprobación de los médicos, casi el 50% de las parejas dejan de tener sexo durante esta etapa; las mujeres temen dañar al bebé que viene en camino y los hombres, además de creer lo mismo que las mujeres, sienten más responsabilidad por la fuerza que ejercen durante el acto sexual.

Para la tranquilidad de todas aquellas chicas que serán madres dentro de un tiempo, existen algunas posturas que harán más cómodas las relaciones sexuales para ellas y su pareja. Algunas funcionan más cuando el tiempo de embarazo es poco y otras podrán practicarse incluso cuando la mujer tiene una panza prominente.

La cuchara (De lado)

Esta posición es ideal para cualquier momento del embarazo, debido a que no se ejerce  presión contra el abdomen  y los pechos de la mujer y así se evita cualquier dolor, molestia o inseguridad.

Ella arriba de él

En este caso, es la mujer la que regula el ritmo, por lo que también resulta muy cómoda para ella y no hay problema en hacerla incluso en el segundo trimestre del embarazo. Lo que sí debe prevenir es estar mucho tiempo en esta posición, ya que puede causar fatiga y calambres en las piernas.

El perrito

Cuando a la mujer le comienza a molestar un poco el peso de su pareja, como puede pasar con otras posiciones, el perrito es ideal. La precaución que se debe tener es que, ojalá, la mujer apoye sus rodillas en un cojín, así el peso no recae de manera tan fuerte en su espalda.

De pie

Aquí ella puede estar un poco inclinada y ojalá apoyada en una superficie suave que no ejerza presión sobre el vientre. Es más recomendable en los primeros meses de embarazo.