Cómo sobrevivir a una relación cuando eres independiente

Si lo tuyo lo tuyo es la soledad, pero te enamoraste, no te preocupes, no tienes que caer obligatoriamente en el cliché.

Mientras hay, y está bien, personas que planearon su boda desde la primaria y han hablado en plural desde su primera relación, a otras personas eso no nos funciona.

Yo soy de la idea de no encontrar una media naranja, hasta donde yo me quedé yo soy una unidad completa y puedo ser si quiero una piña, una cereza, no necesariamente una naranja.

Cuando eres uno de estos bichos independientes, lo que parece obvio para los demás al momento de enamorarte (sí, sí nos enamoramos) no aplica necesariamente a tu estilo.

Y está muy bien mantener tu independencia para no sentirte asfixiado.

Reclama tu soledad

Para algunas personas, como yo, estar solo es casi necesario para sobrevivir. Pero cuando entramos en una relación tendemos a pensar que  debemos incluir a la otra persona en actividades como ir al cine, ir de compras, comer fuera… Esta es una fórmula casi infalible para acabar mandando a esa persona especial a volar.

Tienes que aprender a ser honesto y decir en voz alta “necesito estar solo”. Si ya pasaron la noche del viernes y el sábado hasta las doce juntos y lo único que quieres es silencio y hablar contigo mismo, adelante.

Debes dejar muy claro desde el principio que no es nada en contra de nadie, así es como funcionas y está bien, no debes sentirte culpable ni tener miedo de herir los sentimientos del otro.

No tienen que vivir juntos

Solemos pensar que es el paso lógico en una relación seria. Pero lo lógico no siempre es lo que funciona. Si todos a tu alrededor están mudándose juntos o, OMG! no quiero decir esa terrible palabra, casándose, ayúdales a mudarse, felicítalos, baila en su boda, pero no te sientas presionado para hacer lo mismo.

Vivir con la persona que amas está bien. Seguir viviendo cada quien en su propio departamento, también. Que nadie te diga que después de tres, cinco o siete años juntos no es “normal” que no vivan en la misma casa y tengan bebés. Si normal no te funciona, no lo hagas.

Todavía puedes viajar sola

¿Es puente y tienes ganas de ir a la playa a platicarle al mar todo lo que te ha pasado por la mente desde la última vez que fuiste a meter los pies? Puedes hacerlo. También puedes ir a ver a tu amiga que vive en otra ciudad o a conocer el Gran Cañón sin equipaje humano.

Si bien descubrir cosas en pareja es muy emocionante, y ni se hable del increíble sexo de vacaciones, si quieres viajar solo, puedes. Y no significa que planees ser infiel ni que estés harto de tu amorcito, concédete el gusto de vagar por el mundo aunque tengas [email protected]

Manten tu grupo de amigos

Si dejaron de invitarte a salir, quizá sea porque ya los conciben como un solo ente que ve películas en piyama todo el fin de semana. No, date tiempo para ver a tus amigos a solas, respeta las citas que tengan (si dices “deja ver si podemos ese día” quizá no te inviten otro), y dales su lugar.

Que tu pareja le caiga bien a tus amigos está muy padre. Que ellos puedan seguir viéndote y platicándote sus vidas sin tu pareja está mejor. Y también tú, si lo que necesitas es una tarde de malteadas y hamburguesas con la banda, hazlo.

*

Aquí es donde los trolles me dicen que por eso no tengo novio. Y sí, por eso.