Artista expone los mensajes de texto de su ruptura amorosa

“It’s not you” es la exposición individual de Allison L. Wade que aborda el drama de las relaciones a través de la tecnología.

Cuando se atraviesa por una ruptura el dejar ir se convierte en un deporte urgente: una necesidad de desintoxicarse de reproches, de argumentos pendientes, del dolor de un final que nos empeñamos en ver inconcluso.

Nos quedan vestigios con los que intentamos armar un rompecabezas: los hechos, los motivos, lo que se dijo, los objetos compartidos, las distintas versiones de la historia. No eres tú, soy yo. No, sí eres tú.

En el actual siglo de las relaciones desechables, las parejas también rompen a través de las redes sociales o de los mensajes de texto de WhatsApp. Las palabras, las que intercambiamos en aplicaciones móviles, nos instigan a la reconstrucción de los hechos; material suficiente para armar una galería propia y exponer nuestro corazón roto.

En lo anterior, precisamente, consiste la exposición individual de la artista Allison L. Wade. Ella recolectó los mensajes de su tragedia amorosa virtual y los transformó en objetos de arte a través de la yuxtaposición de los enviados y recibidos, y fondos en diferentes técnicas (sólidos, texturas, digitales) fuera de contexto.

allisonl.wade9.jpg

© Allison L. Wade

allisonl.wade11.jpg

© Allison L. Wade

Así creó la colección It’s not you (No eres tú) que actualmente es expuesta en la galería Rick Wester Fine Art en Nueva York. La conforman sentencias del tipo:

Antes de que los malentendidos se salgan de control, me gustaría hablar contigo.

Sabía que me harías esto.

Gracias por considerar mi pérdida de tiempo.

¿Qué diablos te está pasando?

Eres libre. Felicidades.

allisonl.wade6.jpg

© Allison L. Wade

allisonl.wade10.jpg

© Allison L. Wade

allisonl.wade1.jpg

© Allison L. Wade

allisonl.wade7.jpg

© Allison L. Wade

Entre el absurdo y la complejidad de las todo-menos-románticas relaciones amorosas actuales, este trabajo es una evidencia de cómo nos aferramos a lo que el otro escribió, aunque a muchos nos dé pena admitir que en efecto repasamos una y otra vez esas últimas conversaciones. ¿Te ha pasado?