Lo mejor y lo peor de regresar con tu ex

¿Terminaste con alguien a quien ahora extrañas? Decide si sería buena idea volver a intentarlo.

Un ex no se gana el prefijo por nada. Su historia ha tenido, su valor ha tenido y, sobre todo, su dolor ha sufrido. Un ex, es el prefijo corto para quien alguna vez, quizá entre sueños y desvelos, tú considerabas el amor de tu vida en ese instante.

Las razones para una ruptura las hay a montones. La peor, desde luego, es una infidelidad (o el intento de, que también cuenta bastante).

Y, bueno, también están el miedo al compromiso, el miedo al estancarse, el cambio de planes de vida, la monotonía, malos entendidos y, como en los mismos divorcios lo plantean, “diferencias irreconciliables.” Pero, ¿qué hay de aquellas veces en que un par o un montón de aquellos recuerdos se disponen para tratar de reconciliarlas?

Regresar con tu ex o no regresar con tu ex. ¿Resultarán las cosas de la misma manera en la que terminaron en el primer intento? Sería algo predecible.

Sin embargo, ¿qué hay de las partes buenas? De estar juntos, de recordarse, de volver a vivir todos esos momentos que a su debido tiempo fueron inclusive bellos.

Si estás en una encrucijada, quizá esto te ayude a decidir:

Lo mejor de regresar con tu ex

  • Conoces a tu pareja. Eso puede ser una gran ventaja si eres de los románticos que creen en enamorarse de la otra persona cada día. Sin mencionar, además, que siempre habrá una nueva manera de redescubrirse el uno al otro.
  • Hay recuerdos que son invaluables. Y la buena noticia es que puedes volver a vivirlos.
  • Tienes la oportunidad de volverlo a intentar. No te quedarás con las manos cruzadas mientras ves a la persona que quieres con alguien más, sino que realmente lo intentarás de nuevo.
  • No te quedas con el arrepentimiento. Tendrás la posibilidad de hacerlo mejor esta vez.
  • Tienes el apoyo de una persona que verdaderamente te ama. Si una persona quiere de verdad estar contigo, lo intentará. Lo intentará con todas sus fuerzas así las cosas no le salgan como lo planeado.

Lo peor de regresar con tu ex

  • El pasado. La cruda verdad es que, hagan lo que hagan, jamás podrán borrar lo que pasó. Aún no existe esa indumentaria para los DeLorean.
  • Los juicios y prejuicios. Es normal que, de regresar, alguno de los dos juzgue al otro y, en lugar de preguntarlo claramente, quizá inclusive se haga sus propias ideas.
  • El rencor. Algunos lo somos más que otros. Pero de que todos tenemos un poco de ello dentro de nuestro ser, no hay duda. Acabar con él depende de ambos o, en algunos casos, del tiempo.
  • La ira. Es importante que ambos desaten todo lo que llevan dentro. Guardárselo no será eterno y, al momento de explotar, quizá nuevamente se lleven la relación consigo.
  • La desconfianza. Una vez que uno de los dos ha fallado, en especial si ocurrió la ruptura debido a una infidelidad, siempre se espera lo peor. Es muy complicado olvidar, pero lo segundo más difícil se trata de volver a confiar.

Algunas parejas lo logran. Otras, a ciencia cierta, no. Pero, cuando se tiene una relación que verdaderamente vale la pena salvar, las complicaciones y los contratiempos bien podrían compartirse.