Los cuatro niveles del orgasmo

Más allá del placer físico, tu orgasmo puede llevarte a otros niveles de realización.

Como sucede con el sexo, no todos los orgasmos son iguales, ni ocasionados por las mismas circunstancias, mucho tiene que ver tu pareja y el nivel de conexión que tienen.

Seguro, después de años de sexo feliz en pareja han pensado algunas veces en cómo hacerlo una mejor conexión. Claro, para hacer el sexo más divertido están los sex toys, para hacerlo más significativo está el tantrismo y el Kamasutra.

La sexualidad extática se remonta a muchas enseñanzas filosóficas y espirituales; a tierras lejanas y culturas que ya no existen, y por supuesto, a momentos en que las tradiciones orales transmitían la sabiduría sagrada de las conexiones sexuales.

El tantrismo es una antigua práctica que está creciendo en popularidad con personas que buscan integrar lo espiritual y sensual dentro de y entre, las parejas. Esta exploración de la naturaleza trascendental de la sexualidad toca todos los aspectos de la intimidad, e incluye el orgasmo.

En el Tantra, tener un orgasmo es más que una liberación física de energía de los genitales. Es un estado que experimenta el cuerpo entero, de energía extática que lo recorre completo. El orgasmo es probablemente uno de los procesos más sagrados disponibles como seres físicos. Es muy valioso darse cuenta de que hay muchos niveles que se pueden experimentar.

Los cuatro niveles orgásmicos:

El primer nivel: que es cuando hay una cantidad moderada de satisfacción física, pero no hay conexión emocional o espiritual. A este nivel, durante el orgasmo hay contracciones involuntarias. Después de este, puede sentirse un deseo de ser abrazado y acariciado o de estar solo.

El segundo nivel:Hay más satisfacción física, se libera y se balancea el comienzo de una conexión espiritual y de corazón. Existe un deseo de dar y cuidar al otro. Esta experiencia puede ser más meditativa. El cuerpo se siente radiante, enrojecido y con cosquilleos.

El tercer nivel: Existe mucha más satisfacción y conexión en todos los aspectos del ser. Hay un deseo de dar, sentir y acariciar, y puede que a momentos te encuentres riendo. Hay una maravillosa camaradería y felicidad de estar juntos. Te encuentras en un nivel soñado y quizás hasta con más ganas de hablar. El cuerpo vibra y zumba.

En el cuarto nivel: A este nivel, hay una satisfacción completa y la unión de todos los aspectos del ser. Se puede experimentar amor y felicidad por todos. Una conexión abierta y pura de corazón y luz a todas las áreas de la vida. Puede que encuentres cohesión con tu pareja al combinar sus energías.

Claro, cualquier orgasmo se llega a sentir bien físicamente, pero quizás quieres explorar algo mucho más profundo y significativo con tu pareja. Recuerden, toda relación sana y duradera necesita de una vida sexual activa y feliz, si ya lo exploraron todo, porqué no probar también con el tantrismo y subir de nivel orgásmico.

Fuente: Fearlesspress