El mito de que el amor online es para desesperados

Si estás sin pareja, no das con alguien a tu medida y aún no probaste con el ciberomance, quizás te estés perdiendo estos placeres…

Por Valeria Schapira

Resulta que cada vez trabajas más horas y cada vez tienes menos energía para salir por la noche.

Resulta que en los bares y en las fiestas encuentras a personas que parecen estar en otra sintonía muy distinta a la tuya.

Resulta que vives muy lejos de tu trabajo y se te van horas viajando. Y cuando vuelves a casa lo único que quieres es estar en paz, en la comodidad de tu hogar.

Resulta que quieres tener una pareja y la vida te está complicando los planes. Hay una posibilidad que quizás aún no exploraste: buscar pareja online.

Seguro que alguna vez tuviste un flirt vía Facebook, por ejemplo. Se lo contaste a algún amigo y te dio el visto bueno. Pero ni loco/a le contarías que te registraste en un portal de citas porque tienes miedo a que te acuse de “desesperación”. Es hora de derribar el mito. El romance virtual es moneda corriente para todas las generaciones.

Existe un cambio cultural que ha naturalizado los contactos online. En países como Estados Unidos es absolutamente cotidiano tener un romance 2.0. De hecho, allí, el 20% de las nuevas parejas se conoce en sitios de citas online y el 17% de los matrimonios se origina en esos portales. Aunque las cifras hablan por sí solas, aún quedan quienes ven con suspicacia a la interacción virtual en materia amorosa.

Si estás sin pareja, no das con alguien a tu medida y aún no probaste con el ciberomance, quizás te estés perdiendo:

· Encontrar a alguien acorde a tus expectativas, con gustos similares a los tuyos, metas acordes, etc. Algo casi inviable en un bar o reunión de amigos, simplemente porque allí dependes solamente del azar.

· Ir conociendo a la otra persona gradualmente, vía chat o webcam. Y hacer que, por medio de este paso a paso el encuentro cara a cara no sea chocante.

· Vivir una historia como la que siempre soñaste. Quizás lo tuyo sea viajar, por ejemplo. Un sitio de encuentros te facilita, por ejemplo, que entables un vínculo con alguien que vive en el exterior.

· Pasar de un “enamoramiento virtual” a un amor real. Como el que deseas. A tu gusto.

En Estados Unidos más de 40 millones de personas han incursionado en las citas online.