Prefiero una mujer que lee

Para hombres como Mark Grist, “Las chicas que leen” son las mejores. Revisa el vídeo de este singular poema.

Quizá, alguna vez mientras navegabas por Internet te topaste con fragmentos del poema “Las mujeres que leen”, cuyas líneas apuntaban:

Preferiría una chica que lea,
que necesite de la palabra escrita
y use el vocabulario añadido
que recolecta de poesías y novelas
para sostener una conversación animada
de una variedad de situaciones sociales.

[…]
Quiero una chica que lea,
que alimente su adicción a la ficción
con obras de teatro y poemas inusuales
que rastrea entre torcidas librerías
por días y días y días.

[…]
Mira, algunos prefieren traseros,
otros prefieren pechos,
no digo que no me gusten esas partes,
pero lo más importante y que lo supera,
es una chica con pasión, con sueños e ingenio;
por eso prefiero una chica que lea.

El autor de ese texto es Mark Grist, quien junto con la organización Roundhouse London, que promueve iniciativas artísticas, realizaron un vídeo donde la parte visual va dando forma a la historia de lo que el poeta busca en una mujer. Vídeo que por cierto, ya superó el millón de visitas a menos de dos días de haber sido colgado en Youtube.

La composición de Mark, aparte del contenido verbal, tiene un encanto en el ritmo del poema al asignar un sutil toque de rap para transmitir lo que él, a diferencia de otros hombres, prefiere en una chica.

“Las mujeres que leen” es incluso valorado como un himno feminista por exaltar el hecho de que una mujer sea apreciada intelectualmente en contraparte con lo que abunda en los medios: la imagen sexualizada a través de sus atributos físicos. En fin, sobre el tema nos hemos dado cuenta desde lo que le espera a un hombre por salir con una chica que no lee, hasta advertir que las mujeres que experimentan la lectura son peligrosas.

Si te identificas con la chica ideal del autor: la que lee, la que tiene pasión, sueños e ingenio, y con más razón si eres o fuiste una “ratoncita” de biblioteca, este vídeo es para ti. ¡Disfrútalo!