8 segundos nos toma saber si alguien nos cae mal

Cuando conocemos a una persona es cuestión de muy poco tiempo saber si nos podremos llevar bien con ella o no.

Seguramente les ha pasado que conocen a alguien por primera vez y no saben por qué pero inmediatamente ya les cayó mal. Esto es porque en cuestión de 300 milisegundos (medio segundo) la imagen de esa persona queda grabada en el lóbulo frontal de nuestro cerebro, el cuál da paso a 8 segundos posteriores para analizar su imagen de acuerdo a nuestra memoria, neuronas espejo y conocimiento; determinando por último si nos cae bien o no. ¿Impresionante cierto?, en cuestión de nada podríamos estar explicando también el proceso contrario; cuando sentimos “química” al estar frente a alguien a quien recién hemos visto.

Esta afirmación denominada como “Neurología Empática” fue elaborada por Eduardo Calixto, jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”. Él explica que este proceso está compuesto por neuronas que se encargan de generar, expresar e interpretar las emociones de las personas.

¿Cuáles son las características que definen a una persona carismática de otra que no?

Risa. Ésta se presenta después del tercer mes de vida y es el primer contacto para integrarnos a una sociedad; la que inicia todo el proceso de empatía.

Tono de voz.  Revisamos la forma y énfasis en la que nos dice todo. Su interpretación nos hace saber si estamos de acuerdo con ella o no nos podremos llevar bien. En este punto, nosotras hacemos una interpretación más acertada, pero más caótica. Los hombres se dan cuenta rápido, pero de una forma incorrecta la mayoría de las veces.

Memoria. Surge de la experiencia; y nos indica a base de rasgos y tono de voz lo que podemos esperar de la persona que recién conocemos.

Hay otro actor importante en este proceso que determina por qué nos cae bien una persona o no: la proteína Complejo Mayor de Histocompatibilidad. Ésta se encarga de interpretar la compatibilidad genética a través del sistema inmunológico, según Calixto.

Las mujeres son las únicas que pueden distinguirla, por ello en ocasiones, tienden a rechazar a otras mujeres o varones, ya que esta proteína indica que no hay compatibilidad genética.

Súper interesante ¿o no chicas?. Nos encanta que algunas cosas tan cotidianas tengan explicación que surge de nosotros mismos.

Fuente: Peru.com