En mi boda… ¡NO!

Algunos faux-pas que ocurren en las bodas y que puedes prevenir antes de que sucedan.

Faux-pas es una palabra en francés que significa “paso en falso” y  engloba todo lo que no es socialmente aceptado. Aunque de todo corazón les deseo que ninguno de estos faux-pas ocurra en sus bodas, nunca está de más hablar de ellos y discutirlos previamente.

1-. Alguna invitada vestida de blanco.

Según el manual de las buenas costumbres, la novia es la única mujer que puede vestirse de blanco en una boda, y se incluyen colores muy claros como el: huevo, ostión y beige. La explicación de esto es que el blanco es un color muy llamativo y la novia debe ser la única que resalte.

2-. Invitar a ex-es.

A menos que sean amiguísimos cercanos y que su relación haya sido hace muchos ayeres, es algo incómodo invitar a una persona que fue tan importante en tú vida o en la vida de tu pareja a ésta celebración.

3-. Discusiones familiares.

Si en tu familia o la de él hay algún problema familiar, lo mejor es tomar una decisión salomónica y no invitar a las partes comprometidas en al discusión. Lo menos que deseas es que una pelea o discusión marquen el recuerdo que tendrás de tu día.

4-. Tener un orador borracho o inapropiado.

Si planeas que alguien de un brindis o dirija unas palabras a tus invitados, asegúrate que esa persona no dirá cosas inapropiadas sobre tu novio o tú, y que también no se le pasen las copas antes de hablar en público.

5-. Novios vomitando durante la recepción.

Si sufrieron indigestión, están perdonados, pero traten de que el alcohol no los rebase y terminen vomitando durante su fiesta. Aparte de incómodo para los invitados, también les prohibirá seguir disfrutando su recepción.

6-. Fotógrafos o camarógrafos documentando gente comiendo.

Habla bien con tus proveedores para que no molesten a los invitados durante sus alimentos. Esas fotografías nadie las verá ni querrá compartir.

7-. Encargarte personalmente de pago a proveedores durante tu boda.

Destina a alguien encargado de liquidar a los proveedores que queden pendientes. No te distraigas pagando ni haciendo cuentas, tu boda es tu boda y sólo debes disfrutarla.

8-. Flasheos involuntarios.

Si llevas un vestido muy escotado, destina también a una amiga que cuide tu escote de no enseñar más de lo debido. Cuidado especial mientras avientas el ramo o bailas reggaeton.

9-.  Novios molestos o enojados.

El día de tu boda sólo pasará una vez, y no es día para enojarte con tu novio, familiar o proveedor y discutir. Nada más incómodo que atender una celebración donde los protagonistas estén de mal humor. Ya mañana discutirás, ese día se trata de disfrutar.