“Maté a mi novia porque no podía vivir sin ella”, Cristian, un asesino

Cristian, un hombre de 24 años no soportó el dolor causado por el abandono de su novia y decidió que sino era para él, no sería para nadie ¿dónde quedó el amor?

Tenemos que reconocer que el amor nos afloja los tornillos, pero hay límites. Es inaceptable escuchar la frase ” la maté porque no podía vivir sin ella” ¿hasta donde puede llegar el amor? (sinceramente creo que a esto no se le puede llamar amor)

Martha y Cristian eran novios, estudiaban en la Universidad Autónoma de la Cuidad  de México. Tuvieron una relación que duró algunos meses, pero a principios de mayo ella decidió decirle que no quería nada más con él “por sus celos y constantes actitudes dominantes”

El sábado 11 de mayo Cristian llamó a Martha para pedirle que platicaran de su situación. Martha aceptó y lo invitó a comer a su casa, estaba toda su familia, su mamá, su hermana mayor y un tío con discapacidad motriz. A las siete de la noche la mamá y la hermana tuvieron que salir, la pareja se quedó sola en la cocina.  El tío se encontraba en su cuarto.

Cristian la pidió que le diera otra oportunidad, que no soportaría vivir sin ella, pero Martha estaba decidida y le pidió que se marchara.

Él sujeto tomó un cuchillo y la apuñaló en 25 ocasiones.Al escuchar los gritos de su sobrina, el tío se tiró al piso y se arrastró hasta donde estaba la pareja. Alcanzó a ver cómo la atacaba, pero no pudo ayudarla debido a su condición física.

Luego de salir corriendo de la casa Crsitian fue a una reunión con compañeros de la universidad de ambos y todavía tuvo el descaro de preguntarle a sus amigos si notaban algo raro en sus tenis. “De la nada nos preguntó si notábamos algo extraño en sus tenis; todos dijimos que estaban sucios, como de manchas de lodo”, sin embargo, Cristian sonrió y nos dijo: “son manchas de sangre, me acabo de tumbar a un guey”.

“Nadie le creímos y nos empezamos a reír ya que Cristian nunca había sido agresivo, ni siquiera sabía pelear y lo ignoramos”. Al darse cuenta de que nadie le había creído, Cristian respiró hondo y soltó: “Maté a Karina”.

“Todos nos quedamos helados, se nos erizó la piel, no lo podíamos creer, pensamos que era una broma de mal gusto, una pesadilla, pero había algo en él que de inmediato le creímos”.

“¿Qué hiciste? ¿Pero, porque? ¿Qué te hizo ella?”.

Hubo silencio. Hasta que Cristian dijo: “Me iba a dejar, no podía dejarla…Nadie se enamora de mí”, este fue el diálogo que tuvo con sus amigos.

Casi al mismo tiempo, alrededor de las 21:30 horas de ese día, la madre de Martha y su hermana regresaron a casa.Apenas abrieron escucharon los gritos del hombre discapacitado, quien les indicó que su sobrina había sido atacada por su novio. Pidieron la ayuda de una ambulancia y de la policía.

Una hora después la mujer le marcó a una amiga de Martha, quien al enterarse de lo ocurrido le dijo que hacía poco que Cristian Alejandro había estado en una fiesta.

Las denuncias correspondientes ya fueron hechas. Los amigos de Martha piden justicia ante el asesinato de su amiga, y por esto mismo han creado un blog que pide justicia para Martha.
Blog Justicia para Martha Karina

martakarina.jpg
Después de los hechos Cristian escapó del lugar de los hechos y se fue a vivir a una ciudad cercana, ahí lo encontraron vendiendo helados, las autoridades los detuvieron pero aún no han dictado sentencia.

Nos unimos a esta petición, exigimos justicia para Martha y nos quedamos con la reflexión ¿hasta donde puede llegar el amor?

Fuente: ElUniversal