Cómo tratar a tu amiga más gossip girl

Cuando en tu grupo de amigas hay una persona que te hace pensar tres veces en lo que vas a decir, mantén la calma.

Todas las mujeres chismeamos en algún momento. Admitámoslo. Es algo que, de vez en cuando, nos parece demasiado jugoso como para resistirnos: que si fulana está más delgada, luego de terminar con mengano, porque perengana ahí andaba de cuatroletras*, a pesar de ser amigas, y ahora ella es la talla L de la historia, y entre otros detalles más acerca de la noche anterior en que los 3 protagonistas se toparon en el club de moda. (Pff, ¡qué sería de las pláticas entre mujeres sin temas como estos!)

Pero todo cambia cuando, fuera de ser un cotilleo aparentemente inofensivo, las cosas se convierten en una película terror que será silenciada en cuanto tú llegues a la mesa de aquel café en el que quedaste de verte con todas. Lo inofensivo del chisme acaba cuando tú eres la protagonista. Y te preguntarás quién, cómo, cuándo y dónde es que todo comenzó; sin embargo, te sorprendería (y probablemente no lo creas) si te digo que la culpable podría estar presente en aquella misma mesa en la que tú te dispones a tomar café con tus “amigas”.

Así es: una de tus amigas es una chismosa, una de tus amigas tan sólo se sienta ahí calladita a escuchar qué detalles de tu vida privada podrían ser noticia al menos en las conversaciones vía WhatsApp y Facebook de chismes. Pero, ¡tranquila! Quizá, pese a el hecho de que sea una gossip girl, sea una buena persona a la que conoces desde hace tiempo y, por ello, no deseas pelear con ella (o quizá simplemente no quieres pelear con ella porque pertenecen al mismo grupo de amigas y, bueno, con sus tácticas de chisme, tal vez tú quedes con el antagónico del chisme que se inventará en ese caso). Y por ello, aquí te dejo unos consejos que salvarán tanto tu “amistad” como tu reputación:

  • Keep calm and finge demencia. Finge, mientras estés cerca de ella, que no te importa en lo más mínimo lo que sea que la gente pueda estar cuchicheando; sonríe sin miedo, que se te vea feliz. Pues, por más malo que suene, las chismosas tienden a chismear más si ven que los protagonistas de sus historias se vienen abajo y si, en cambio, notan que no les importa, buscarán a otro personaje.
  • Keep calm and no le reclames nada. Al reclamarle no sólo arruinarás su amistad, sino que también quedarás como la antagonista. Los chismosos tienden a victimizarse y alejarse de las personas que les exigen cuentas con la realidad; prefieren seguir en su vida “ajena” y decirle a todo mundo lo cruel y paranóica que fuiste al ponerle las cartas sobre la mesa.
  • Keep calm and no comentes detalles de tu vida privada. La mejor manera para sobrevivir no sólo con tu amiga chismosa entre tus círculos de amistades, sino también con el chisme en general es actuar como lo que fuese a salir de tu boca pudiera ser usado en una especie de revista de espectáculos. Si cada cosa que digas la piensas como si fuese a esparcirse por todo tu Facebook en general, serás más cuidadosa con tus palabras y tan sólo revelarás detalles que no puedan ser usados en tu contra. Lo que sea que quieras que tan sólo tú y las personas que de verdad te aprecian lo sepan, no lo comentes con nadie más. Y mucho menos con tu amiga la chismosa, ¡aprende tu lección!
  • Keep calm and get even! (Pero no vayas a caer igual de bajo que ella.) Seamos sinceras, a muchas de nosotras nos queda aquel sentimiento en la garganta de “maldita perra desgraciada, te vas a arrepentir”. (Y, bueno, no podemos recrear la escena de Mean Girls en la que Cady Heron se lanza sobre Regina George como si estuvieran en la jungla, pero bien podríamos sutilmente hacer un comentario como aquel “Cady, ¿puedes decirle que se ve sexy con la frente descubierta?” que la misma Regina George le lanzó a su “amiga” Cady sobre Aaron Samuels.) La distancia y las indirectas son el arma más letal contra tu amiga la chismosa: lo mejor es que ella se dé cuenta de su error al notar que ya no sales tanto con ella, que empiezas a ir al gym a otra hora en la que ella no va, que le cuentas tus cosas a todas tus demás amigas menos a ella y, por supuesto, al escucharte decir: “Oh, ¡pero cómo odio los chismes!” varias veces. Ésa es la mejor venganza, y lo mejor es que no corres el riesgo de meterte en aquellas telarañas venenosas y dramáticas del chisme.
  • Keep calm and sonríe, lo que la demás gente diga de ti no es proporcional a lo que de verdad eres como mujer. Digan lo que digan de ti e inventen lo que te inventen, jamás será la verdad ni represantará lo que realmente vales. Y aquellos que logren romper toda esa atmósfera de barullo incierto con el que la gente te rodea, serán aquellos que de verdad merezcan estar en tu vida.

Y el mejor consejo en general que se puede dar con respecto al chisme es, sin duda, aprender a vivir con ello sin quedarte fuera de él completamente. Pues está comprobado que aquellas personas que se excluyen del chisme son el blanco perfecto para protagonizarlo.

 

 

*cuatroletras s. f.
Adjetivo utilizado para referirse hacia las “putas”, “zorras”, o “resbalosas” de un modo elegante.