Tattoo-Bride, eso de combinar tus tatuajes con tu boda

Hay muchas mujeres que contemplan la idea de casarse, pero al pensar en utilizar un vestido strapless o sin espalda se sienten muy conscientes en pensar que tal vez tatuarse no sería una buena idea ¿segura?

Los tatuajes se han convertido en una forma de expresión e identidad entre los jóvenes de ambos sexos. Marcan un episodio importante en la vida de quien se lo tatúa, alguna afición, gusto o recuerdo de alguien o algo que transitó por nuestras vidas. Tatuarse ya no es sólo para unos cuantos, poco a poco se ha convertido en una moda mundial y en la bandera de la diferenciación.

Hay muchas mujeres que contemplan la idea de casarse, pero al pensar en utilizar un vestido strapless o sin espalda se sienten muy conscientes en pensar que tal vez si se hicieran un tatuaje, el vestido que les encantaría para su boda no se vería bien. Otras muchas, ya tatuadas, también consideran que a lo mejor cualquier vestido que elijan se opacará por aquel tatuaje que ya portan en el pecho, cuello o brazos.

Yo no soy purista y no vengo a decirles que los tatuajes son malos, al contrario, creo que es como honrar la memoria de eso que nos marcó en la vida para siempre. He visto muchas novias tatuadas y que portan sus tatuajes con estilo, cosa que las hace aún más únicas y diferentes a otras novias.

Si nos damos un clavado por internet encontraremos a muchas novias tatuadas que disfrutan sus tatuajes y hasta los convierten en un leit-motiv para sus bodas. (Revisen rocknrollbride.com).

El secreto aquí es disfrutar tus tatuajes, presumirlos y agregarlos a la estética del día más importante de tu boda.

Eso sí, cuenta la leyenda que tatuarse el nombre de tu novio sólo augura malas cosas, mejor elige un tatuaje de un monograma o símbolo que los identifique y marquen así el amor que se tienen para siempre. O vete por una idea más original, como tatuarse las argollas en sus dedos, qué mejor manera de asumir un compromiso que tatuarse las arras para siempre, ¿no?