Y tú ¿Irías a la escuela de sexo de Paola Kullock?

Conoce un poco más de esta deshinibida instructora sexual.

En una desinhibida entrevista realizada por el medio argentino La Nación, la osada masajista profesional y creadora de la primera escuela de sexo, Paola Kullock, conversó sobre el perfil de sus alumnos, qué es lo que buscan al momento de tomar la iniciativa de ingresar a sus clases, cómo se comportan y las enseñanzas básicas que reciben estos aspirantes al doctorado sexual.

Como bien mencionamos, Paola Kullock es masajista profesional y en mayo de 2005 se convirtió en la gestora de la escuela de sexo PK, la primera en Argentina y que está ubicada en el barrio porteño de Villa Urquiza. Ahí, la instructora sexual realiza clases de striptease, técnicas de masaje erótico, seducción y acercamiento, técnicas de sexualidad y erotismo, álter ego y actividades para parejas.

En la conversación cuenta que cuando era pequeña miraba con su mamá un programa de televisión llamado Real Sex, con Annie Sprinkle, una famosa estrella triple x. En aquel espacio televisivo tocaban temas como los secretos de la vagina, “siempre me pareció importante saber sobre esas cosas,” fue así como se acercó al mundo sexual.

“En el sexo está todo inventado. Los romanos se divertían como locos. En mi escuela la diferencia está en que yo hago que mis alumnos se pongan a pensar sobre él, intento despertar esas neuronas que están dormidas”, explicó la masajista sexual.

111210paolakullock.jpg

Cuando se le pregunta por el perfil de sus alumnos, Kullock expone una marcada diferencia entre lo que ellas buscan y lo que ellos desean:

“Ellas quieren complacer al hombre y volverlo loco. Ellos, en cambio, ser los mejores y no quedarse atrás. A los que buscan agasajar a su pareja no les importa nada y son capaces de recorrer todo Buenos Aires con tal de conseguirlo”.

Cuenta además que las mujeres llegan tímidas, pero rápidamente se relajan, saliendo de la escuela con un autoestima alto. Sin embargo, los muchachitos se muestran mucho más pudorosos, conservadores y respetuosos. ¡Ja!

Las primeras lecciones que Paola Kulloc les enseña a sus alumnos consiste en que deben ser creativos, innovadores y precisos. “El cerebro es el mejor órgano sexual. Para que el sexo no sea aburrido hay que tener imaginación sin dejar de ser realistas. Cuánto más específicos somos en nuestros gustos, más fácil puede entendernos el otro”.

(Fuente: lanacion.com)