¿Depresión post sexo?

Es más común de lo que crees. Aquí las causas y soluciones.

Nunca había oído hablar de la depresión post sexo, pero existe. Si has visto a tu pareja llorando po ponerse triste luego de un encuentro sexual, probablemente sufre de este síndrome.

La depresión post sexo, o distrofia postcoital, es una condición bastante habitual y puede producirse por varias cosas y es más común en mujeres que en hombres.

Según un estudio publicado en el International Journal of Sexual Health, los especialistas explican que las mujeres que lo sufren, luego de la relación sexual sienten tristeza, ansiedad, arrepentimiento, inquietud e irritabilidad. No necesariamente está relacionado con el nivel de las relaciones sexuales que se hayan tenido, sino con una cuestión más interior de cada una.

Una de las razones para sentirse así, es el no llegar al orgasmo. Comienza la sensación de vacío, culpa o insatisfacción. También se puede generarse por miedos, fobias o trabas sexuales que puedes estar acarreando en tu personalidad, por un exceso de autoexigencia, de presión por estar a la altura y ofrecer una buena performance. El cansancio, el estrés y tener sexo sin deseos o energías, son otras de las razones para deprimirse. Además, el sexo casual, sexo con un ex, que tu pareja no te haya tratado como esperabas, por la falta de novedad y demasiada rutina, pueden causarte tristeza.

Si has pasado por esto, lo ideal es que te asesores con un especialista y no lo dejes pasar como algo sin cuidado.

Es de suma importancia que converses de lo que te pasa con tu pareja, para que juntos encuentren una forma de modificar la rutina. Identifica todo lo que te hace sentir mal y cuéntale. Es bueno que él lo sepa para que tengas encuentros sexuales mucho más placenteros.

Si el tipo no es tu pareja, te hace sentir mal y utilizada, entonces déjalo, ese casero (tipo con el que te acuestas esporádicamente) no te sirve.