Sexo poco privado

Cuando hay que buscar un momento a solas para tener unos minutos de placer.

Como ya lo hablamos, en verano, las parejas están más dispuestas y propensas a tener más encuentros sexuales. Y es que el sol y el calor hacen lo suyo.

El problema viene cuando las vacaciones no las toman en pareja, sino que se van en un grupo grande amigos o deciden irse con muchos familiares. Aquí la poca privacidad les impide tener un encuentro desenfrenado y a veces, no queda otra que tener sexo en lugares públicos o escondidos en algún lugar de la casa.

Es por eso que les daré algunas ideas para cuando tengas que tener sexo en lugares poco privados o donde está lleno de gente por todas partes.

Lo ideal es salir a caminar juntos e irse a un motel. Lo complejo es que si estás en un campo o en un pueblo chico, es difícil que encuentres uno cerca y necesitarás un auto. Pero con algo de paciencia, todo es posible.

El auto no es una mala opción para el verano. Basta con llevarlo a un lugar alejado y oscuro y listo. Una buena oportunidad es cuando sales de una discoteque o cuando ya todos están durmiendo.

Dormir siesta tapados, es lo mejor. Además como en la playa o campo corre viento, está la excusa perfecta para ponerse algo para abrigarse encima. Si sientes ruido o que viene alguien, tendrás la posibilidad de pasar desapercibidos y de hacerse los dormidos.

Cuando no hay opción de desvestirse, no queda otra que ponerse a jugar con las manitos. Si bien no es lo más rico, hay momentos en que no queda otra opción que masturbarse.

El baño siempre es un buen lugar. A veces, cuando hay muchas personas en la casa, no cuesta mucho meterse junto a la ducha. Con tal que no sean muy escandalosos, todo bien. Después de tener un rico momento de sexo juntos, salen separados y cada uno por su lado. Se los recomiendo, ya que es adrenalínico y muy simple para pasar desapercibidos.

Una buena opción es que lleves un pestillo que puedas ponerle a la pieza donde dormirán. Así podrán encerrarse y nadie los molestará si quieren tener un rato de placer. Además evita a que los encuentren en plena.

Cuando todos salgan a la playa o a caminar, devuélvanse. Den la excusa que van a tomar un helado o a comprar a la farmacia y se devuelven solos a la casa. Tienen un poco de sexo y regresan donde estén todos. Esa nunca falla.

Ir a un lugar deshabitado, una playa desierta o muy lejos en pleno campo, es una buena experiencia. De hecho, la de la playa desierta es muy típica, pero no olvides llevar toalla.

Finalmente y como una experiencias real, pero no mía. Irse a lo hondo del mar es muy buena idea. Unos amigos muy cercanos tuvieron sexo sostenidos en los flotadores que marcan el límita hasta donde uno puede nadar. Lo pasaron increíble y nadie los sorprendió.

Y tú, ¿cómo te las arreglas en estas situaciones?