La muerte de los “Boy Scouts”

Cada vez mas son los hombres que solían estar “siempre listos” (y sus parejas) que consultan porque simplemente no tienen deseo.

Continuando con la temática de una columna escrita hace un par de semanas, donde básicamente cuestionaba la idea omnipresente, aunque en proceso de caducar, que el hombre siempre tiene ganas: reitero que cada vez son más los ex boy scouts (y sus parejas) que consultan porque simplemente no tienen deseo.

Algo está pasando con los hombres que ya no están siempre listos, han dejado de ser sementales, potros, toros, etc… Con un deseo sexual irrefrenable e infinitamente mayor que el de las mujeres. Y quizás nunca lo fueron…pero eso es lo que hemos pensado como normal o parte de lo masculino.

El hecho de que un hombre no siempre esté dispuesto, que también hayan días en que prefiere comer, ver televisión y dormirse, o simplemente acostarse y quedarse regaloneando con su pareja, dejando de lado todo lo que generalmente se piensa que es realmente sexo: en una concepción bastante restringida, donde lo que prima es la penetración con la evidente necesidad de un pene erecto y orgasmos incluidos… no implica necesariamente que exista un trastorno o disfunción.

Tampoco se explicaría necesariamente por un problema hormonal, stress, enfermedades medicas, problemas relacionales…. sino que puede ser simple y complejamente a la vez, explicable por algo mayor: por el hecho de que los roles en la vida cotidiana han cambiado y esto de a poco se va viendo reflejado en la cama (ojala no fuera solo en la cama…) y como la mujer ya no es la princesita, pasiva, castrada y que siente una “profunda envidia por nuestros penes”… que hay que rescatar y enamorar, pasando a ser una especie de victima de nuestros deseos ingobernables…el hombre no tiene porque seguir con el rol complementario. ¡Qué alivio!