Una propuesta indecente

Si bien son bastante entretenidas, hay algunas que se salen de la normalidad.

Las propuestas indecentes son muy entretenidas, por supuesto si el que te las hace te gusta o si es no suficientemente original como para aceptarla.  En mi caso, No me han hecho muchas, de hecho creo que ha sido una vez la que me han invitado a hacer algo un poco descabellado.

Por otro lado, yo sí me he atrevido a hacer una que otra locura, pero nada fuera de lo normal, más que proponer tener sexo en algún lugar público o decirle a un chico que tenía pareja que se escapara de un cumpleaños donde estaba su chica que se fuera conmigo a mi casa. Cosas simples.

Sin embargo, este fin de semana supe de una propuesta que le hicieron a una de mis amigas. Ella iba caminando tranquilamente por la calle, pero tenía como esa sensación de que alguien la seguía. En un momento miró hacia atrás y notó que un tipo caminaba en su dirección, sin embargo, no le dio importancia. Él llevaba una bolsa, como de esas para guardar trajes o vestidos y  y jamás se le pasó por su cabeza que él sería protagonista de una de las situaciones más extrañas que le ha tocado vivir.

Luego de caminar algunas cuadras, finalmente el tipo se le acercó. Le dijo que hace muchos meses que la sigue y la observa. “Eres preciosa y me gustaría que tuvieras la primera noche de bodas conmigo”. En eso abre la bolsa que llevaba en la mano y le muestra un traje de novio y novia. Y siguió “¿te irías conmigo ahora a un hotel de lujo?, es solo por unas horas”, al menos conversemos, déjame conocerte un poco más. Me harías muy feliz”. Mi amiga no hizo más que mirarlo con cara de pánico y le dijo “¿Te pegaste con un palo en la cabeza?, cómo se te ocurre que me voy a ir contigo, o me dejas en paz o te denuncio por enfermo” y se fue corriendo lo más rápido que pudo. O sea yo en su lugar haría lo mismo.

Y tú, ¿has hecho o te han ofrecido hacer una locura?