Sexo pensando en otro

Cuando estás con tu pareja o amigo con ventaja en tu cama, pero en tu mente hay otro.

Hace un tiempo hablaba de que es bien especial eso de tener sexo con otro luego de haber terminado una relación algo larga. La verdad es que todo cambia. No te tocan donde lo prefieres, los besos son, a veces, algo forzados, no estás con la misma soltura de siempre y tiendes a comparar todo el tiempo.

Es más complejo aún cuando terminaste hace muy poco y te metes con otro solo por no perder la costumbre e incluso, porque estás algo despechada. Al final solo te acuestas con el otro tipo para recordar al hombre del que sigues enamorada, para tener esas caricias que te faltan y también, por qué no decirlo, para no perder el training.

Solo cierras los ojos, piensas en él, tu amante hace su trabajo y tarea completa. Lo difícil de esta situación es cuando eso te pasa, pero tienes a una pareja estable. Me refiero a cuando sales de una relación e inmediatamente entras a otra, pero sin haber tenido el luto suficiente. Lo haces para sentirte bien, no estar sola y para no tener una mala racha de sexo, pero sin embargo, eso no es suficiente para entregarte como tu nuevo hombre lo merece, ya que aún sigues pensado todo el tiempo en otro. De todas formas si eso sirve para tener un rico orgasmo, bienvenido sea.

También he escuchado que hay mujeres que suelen pensar en otro mientras tienen sexo con su pareja porque están en una relación estable y monótona. Algunas se pasan películas con tipos que coquetean a diario, otras, con alguno con el que ya tuvo un encuentro cercano y también hay otras que hasta se autosatisfacen con algún tipo que las enloquecen.

Y tú, ¿has tenido sexo pensando en otro?