La peor cita

La peor cita de mi vida fue hace un tiempo atrás. La idea es no especificar mucho para que el tipo en cuestión no se sienta ofendido. Me acuerdo que fue demasiado típica. Fuimos al cine a ver la peor película de la vida y más encima al tipo se le había quedado su billetera en la casa y tuve que pagarle todo. No es que me moleste pagar la cuenta, pero esta vez que había dicho que él pagaba todo que no me preocupara, por lo que no andaba con las suficientes lucas como para abastecernos a ambos.

De partida el film no nos acompañó. Era una película de comedia gringa horrible y más encima se le ocurrió sentarse en esas filas que son solo para dos. Grave error. Lo más incómodo era que al tipo lo había visto un par de veces antes en algún carrete y por ahí le habré dado un par de besos locos, por lo que comprenderán que la confianza no era mucha y hay que decir que las percepciones cambian. No es lo mismo un carrete, a latas horas de la madrugada, que estar en un cine.

Lo malo es que a este tipo se le confundieron un poco las cosas y creyó que yo iba a andar igual de divertida que después de tomarme un par de copas de vino. El tipo empezó a darme la mano a mitad de la película, levantaba el separados de asientos para abrazarme y más encima se tomaba mi bebida. Lejos el pinche más patudo que he tenido en mi vida.

Para qué decirles la lata que fue después de salir del cine. El chico este me invitó a tomarme algo y como ni siquiera había pensado en un lugar entretenido, recorrimos casi todo Santiago en busca de algo. Por supuesto, antes pasamos a buscar su billetera a su casa, porque ni loca lo iba a invitar de nuevo.

En el pub no había tema de conversación. Me aburría de lo que decía y no tenía muchas ganas de conversar. Por eso, comencé a pensar solo en la manera de poder descartarme de ese momento e irme corriendo a un carrete en el que estaban mis amigas.

Finalmente inventé un falso mensaje de mi hermano a mi celular, el que decía que me necesitaba urgente en casa porque andaba sin llaves.  Le dije que me fuera a dejar cuanto antes. Al llegar estaba feliz de haberme deshecho de este pobre tipo. Al que por supuesto nunca más le acepté una salida.

Y tú ¿has tenido una pésima cita?