Tropecé de nuevo con la misma piedra

5-9.jpg

(cc) derojorosa.com

“Lo hecho está hecho volví a tropezar con la misma piedra…”. Fue muy sabia Shakira al escribir esa canción, ya que a más de algunas les ha pasado eso de caer en las garras de ese mal tipo que te ha hecho sufrir muchas veces y que además, te ha tratado de lo peor.

Hay veces en que una cae en ese juego viciado de meterse mil veces con el mismo tipo, porque no  tiene con quien más pasar el rato, o andas caliente o no quieres perder a ese tipo, que quizás pudo haber sido tu ex y te aterra sentir que ya no te pertenece.

Creo que he podido comprobar que meterse una y otra vez con ese mino que debiste haber mandado a la cresta hace mucho tiempo, ya sea porque terminaste porque te tenía chata o te patió él y te volvió a buscar, no lleva a ninguna parte. Haces que la relación se transforme en algo retorcido, sin sentido y no se avance jamás.

Si eres de las que realmente puedes controlar eso de tener a un mino de casero y no enrollarte bienvenido y si él lo tiene claro, mejor. Pero no es recomendable eso de seguir eternamente con ese mino que te hace daño y que sabes que esa relación no te llevará a nada. No hay que utilizar a esos pobres tipos para echarse autoestima encima, eso de agarrar confianza se consigue de otra forma.

Al final es cierto que es rico lesear, pero hay que tener claro hasta qué punto. Hay que ser lo suficientemente sinceras para saber si un weon nos hace bien o mal. Lo que no sirve se cambia y se deja de lado y se tratar de no volver a caer. Sé muy bien que la carne es débil, pero si no se merece su atención y tu cama, chao no más.