Ya no estoy para tener amores platónicos

¿Son cosas para adolescentes?

Hace un tiempo creí tener un amor platónico, soñaba con él, despertaba pensando en él y cuando lo veía sentía escalofríos por todo el cuerpo. Chateábamos hasta altas horas de la madrugada, nos reíamos y hasta coqueteábamos online.

Así pasaron un par de meses en un tira y afloja constante, donde las citas abundaron pero jamás se concretaron como tal, sino como encuentros casuales donde no era posible ir más allá. Yo pensaba que estaba enamorada y que si no lograba acercarme más me volvería loca. Pero una amiga me dijo un día, ¡Loca tómalo como un amor platónico! Ahí las cosas cambiaron.

Un amor platónico a los 26 es más aburrido que chupar un clavo. A una mujer de mi edad y estilo le gusta la acción, no solo andar pasándose rollos por la vida. Pero no podía dejar de pensar en lo fantástico que fue aquella noche que pasamos juntos y con la que comenzó mi obsesión. Creía que nadie podía hacerme sentir como él. Sin embargo, si no podía tener más de eso tampoco me servía.

Nunca me imaginé corriendo por la playa de la mano con él, ni mucho menos siendo su pareja. El tipo es un terrible, infiel como él solo y más prepotente que nadie. Se cree dueño del mundo, no me involucraría emocionalmente con alguien así, es muy peligroso.

Luego, pensando en el tema me dí cuenta que lo único que quería de aquel “amor platónico” era sexo. Así que comencé a buscar otro enamorado, lo que me permitió descubrir que en realidad jamás fue un amor obsesivo sino otra cosa mucho más materialista. Una pena, pero me quedó claro que ya no estoy para tener amores platónicos.

¿Y tú tienes o has tenido un amor platónico? ¿Lo tendrías ahora?