Novio demanda a novia fugitiva

novia2.jpg

Más de 1.200 invitados, comida, bebida, trago, decoración, flores, orquesta, fotógrafo y camarógrafo. Aparte del vestido de la novia y de las madrinas  y de los trajes de novios y padrinos, una boda puede costar mucho dinero.

Por eso, cuando el malayo Mohammad Masran Abdul Rahman, supo sólo seis horas antes de la boda que su novia no iría a encontrarse con él en el altar, se sintió muy molesto y estafado, así que la demandó por casi 219 mil libras  (más de doscientos millones de pesos).

El mes pasado, ya otro novio demandó a la novia que le avisó por mensaje de texto que no se casaría con él.

Aunque mi abuelita decía que nadie estaba prácticamente casado, y que aunque fuera al último minuto, uno se podía arrepentir, la verdad, no creo que lo haría. Si me fuera a casar, sería porque estoy segura; y si me arrepintiera, a menos que fuera porque lo pillé en la cama con otra, no me arrepentiría a último minuto. ¿Y perder toda la comida y la fiesta? Por supuesto que no. Mejor me caso y después me separo, o por último lo intento, quién sabe si no se arreglan las cosas. Bueno, al parecer, en este caso, se trataba de un matrimonio arreglado, quizá para ella sería muy difícil divorciarse después.

De todas maneras, encuentro súper bueno que la haya demandado; o sea, nadie le va a devolver la plata de la fiesta. Pero si fuera ella, si me hubiera arrancado así, me las arreglo para pagarle, porque prefiero ser pobre y feliz que vivir toda mi vida con un matrimonio insoportable.

¿Ustedes qué creen?