Si tu pareja de pronto te manda mensajes Triple X ¿Te está engañando?

Y es que los cambios suelen ser buenos

sexo2-1.jpg
“Mi marido de más de 17 años, está raro. De repente, le ha dado con que quiere lograr nuevas posturas en la cama, tener sexo en la mitad de la semana y me manda mensajes eróticos. ¿Me está engañando con otra? Escribe una mujer al Daily Mail.

¿Les ha pasado algo así? La mujer decía que ellos generalmente tenían una vida sexual relativamente fome, tenían sexo una vez por semana –el sábado- y practicaban otra posición –el misionero- acaso será la gran inseguridad de la mujer sumado al hecho de ser fatalista y siempre pensar lo peor, o también la creencia popular de que si tu pareja trae novedades, es porque alguien se las enseñó en clases prácticas.

Pero no es así. Según la persona que respondió esta carta, Rowan Pelling, que suponemos algo tiene que ver con estudios de sexo porque tiene una especie de sección en el diario, lo más probable es que el marido de esta mujer, NO la esté engañando.

Primero, le dice, que se calme. Que no es lo mejor para su presión sanguínea, ni menos para su felicidad, el que esté pensando todo en el peor escenario posible. No está enfrentando una tragedia nacional ni una catástrofe natural. Pienso que este consejo da en el clavo: muchas veces uno como que en vez de ver el vaso medio lleno, lo ve… entero vacío. Pase lo que pase, no pienses lo peor de tu pareja. Por algo está contigo, lo más probable es que sí te quiera y que NO te esté engañando. Así que señora y señorita, si no tiene pruebas o indicios claros y concretos de que su pareja le engaña; no crea que eso es así.

En segundo lugar, explica el “consejero” que si el marido  si la estuviera engañando, a menos que fuera un estúpido, se cuidaría de modificar sus hábitos amatorios, justamente porque podría despertar suspicacias en su mujer. Porque eso es lo que hacen los mujeriegos: se desplazan de cama en cama, con habilidad y discreción. Y un hombre que no es un mujeriego empedernido, sino que se siente mal por estarte engañando, tampoco aplicaría nuevas técnicas, porque está aterrorizado de confundirte.

De hecho, un hombre que pierda interés en el sexo, y pase de ser atento a siempre estar metido con su teléfono como estando pero no estando, puede constituir una señal de infidelidad. O sea, si quiere más sexo, no es infiel, pero si quiere menos sexo… quizá.

“Puedo recordar sólo una mujer que descubrió una infidelidad de su pareja producto de un aumento en la pasión. Pero fue porque él se equivocó y la llamó con el nombre de la otra” dice el columnista.

“Entonces, si no me está engañando, ¿Por qué ha cambiado?”

Puede que haya muchas razones para esto. Primero, tú (la mujer que mandó la carta) dices que siempre han tenido un sexo predecible y tranquilo. Bueno, quizá él también piensa lo mismo y quiere cambiar eso. Porque claro, es fácil quedarse atrapado en ciertas “comodidades”, lo que no quiere decir que uno de los miembros de la pareja no quiera evolucionar.  Quizá ya lleva un buen tiempo pensando en hacer ciertos cambios.

Hey, y no hemos de olvidar la tecnología: Internet ha hecho que hasta el hombre más tímido pueda comprar libros, leer sitios web y blogs, -no necesariamente pornográficos- sin tener que mirarle la cara al vendedor de la librería. “Conozco el caso de un hombre de sesenta años, comenzó a mandar mensajes de texto eróticos a su esposa de toda la vida, no porque tuviera una amante, sino porque quería hacerle saber esas cosas y le daba un poco de vergüenza decirlas en voz alta”

Ya sabes, si tu pareja comienza de pronto a incorporar, pedir y proponer nuevas ideas, no es motivo de duda, susto y temor: es motivo de alegría. Nunca es demasiado tarde para mejorar tu vida sexual. Es más, ya que están en eso, proponle tú nuevas ideas, les aseguro que les va a ir muy bien.

¿Ustedes, han hecho algún cambio en su vida sexual que les haya servido y que quieran compartir?