Aprender a discutir

Mantener a distancia y no interrumpir al otro son puntos fundamentales.

omatic-1.jpg

Siempre he sido arrebatada, me cuesta controlar mi impulsividad. Producto de esto en varias ocasiones he tenido problemas a la hora de discutir ya sea con amigos, familiares o parejas. No sé si será un problema de educación o de soberbia, pero me he dado cuenta que no me gusta perder cuando me enfrento a momentos tensos con otra persona.

El asunto es que de un tiempo a esta parte me lo he cuestionado y llegué a la conclusión de que no quiero más discusiones sin sentido, sino que quiero sacar lo mejor de todo. Para eso he debido practicar algunas técnicas que lleven las diferencias de opinión por un buen camino.

Quizás para algunos esto se da por sentado, pero si te sientes identificado con esto, te recomiendo los siguientes pasos, espero que te sirvan. A mí me han sido de gran ayuda.

Mirar a los ojos a la hora de expresar nuestras ideas, así podremos demostrar estar seguros de lo que queremos transmitir.

Debemos dejar hablar a la otra persona y no cortar sus frases, cuando termine dale unos segundos antes de comenzar a hablar de esta manera te aseguras que no tiene nada más que decir. Así evitarás interrumpirlo ya que eso lo hará sentirse agredido y la discusión aumentará de grado.

Guarda una buena distancia entre los dos, si estamos demasiado lejos se puede perder información por el camino y de seguro tendrás que alzar la voz, cosa que nunca es buena, hay que mantener un tono respetuoso. Pero si estas demasiado cerca el otro se puede sentir invadido.

Cuando expreses tus argumentos debes ser clara y directa sin rodeos. Si no dices lo que sientes el otro no puede saber lo que te pasa.

Evita las malas formas y la agresividad siempre puedes darte unos segundos antes de contestar una pesadez.