Nueve cosas que nunca debes decirle a tu pareja

Lo cortés no quita lo valiente…

coupleinlove.jpg

No hay recetas para el amor. Pero muchas veces, relaciones en donde hay amor, terminan o se vuelven insufribles por el modo en que decimos las cosas. Nunca está demás echarles un vistazo y ver si nos pueden ayudar a aquellos consejillos que vemos por ahí. Ayer me encontré con estos, y se los traduzco para vuestra utilidad. A veces puede parecer que estamos protegiendo demasiado a nuestros hombres, pero hey, ellos también tratan de decirnos que un vestido no nos queda bien, en vez de decirnos derechamente que estamos gordas. Lo cortés no quita lo valiente. Acá van:

Usted no diga “Tuve un orgasmo” cuando en realidad no lo tuvo. Verás, quizás quieres decirle a tu mino que llegaste sólo para no herir sus sentimientos, pero a la larga es peor, porque se supone que la intimidad es el momento de decir la verdad  y no tener miedo a mostrarnos vulnerables. Mentir sobre eso sólo te ayudará a tener cada vez un peor sexo.

Usted diga: “Qué bacán que te preocupas” y otro día, cuando estén vestidos, conversa con él sobre lo que te gustaría probar.

Usted no diga: “Eres igualito a tu papá” cuando él se tome un café, un sándwich y tome bebida en varios vasos y ni siquiera se moleste en llevarlos a la cocina, al igual que tu suegro. No vas a lograr nada. Usted diga: “Mi amor, puede por favor para la próxima llevar los platos a la cocina” a veces se nos olvida pedir las cosas que queremos.

Usted no diga: “¿Cuándo te vas a cambiar de pega?”. Primero, piensa en porqué tienes tantas ganas de que se cambie. ¿No te gusta que esté mucho rato fuera de la casa?¿ Crees que en realidad debería estar más adelantado por su carrera? ¿No está ganando lo suficiente?  Y si decides sugerirle que busque otra cosa, hazlo con cuidado, para que no hieras sus sentimientos de proveedor.Para evitar peleas innecesarias,  Usted diga: trata de conversar regularmente con tu pareja sobre los trabajos de los dos, si les gusta, para dónde va la cosa, etc. El objetivo es evitar el conflicto, y trabajar juntos para lo que ambos quieren.

Usted no diga: “Mi mamá me dijo que ibas a hacer eso” ay no, no, no no y no. Cae pésimo que una recuerde a su madre como la principal consejera de una. Lo que estás haciendo cuando le dices eso, es que estás estableciendo una especie de “campo de batalla” y le estás advirtiendo que hay otros de tu lado. Como que tuvieras un ejército defensivo. Aunque no es bueno dejar que otros manejen tu relación, si los que te quieren dicen cosas que son ciertas, como por ejemplo, que él es tacaño, no le digas “Mi mamá me dijo que ibas a ser así de cagado” no pues. Usted diga: “¿Por qué a veces pareces reacio a gastar en cosas que necesitamos? Busca una solución, no una pelea.

Usted no diga: “Ay, déjalo así, yo lo hago” Esto es bastante ofensivo, de dos formas, primero, hiere a tu pareja en sus intenciones de ser un aporte para la familia. En segundo lugar, es muy molesto para cualquier adulto escuchar que sus esfuerzos no son suficientes. Y entonces el puede pensar “No hago nada bien y para ella nada es suficiente”. Usted diga: … bueno, no diga nada. Si está haciendo algo y estás viendo que la está embarrando… ve si en realidad importa, teniendo en mente que el hecho de que no lo haga como tú lo haces, no quiere decir que lo esté haciendo mal. Después de todo, es un adulto. Claro, si se va a hacer daño o a romper algo, métete. Pero si sólo va a dejar sucio. Déjalo así.

Usted no diga: “Tu siempre —— “ o “Tú nunca—-“. Porque sabemos que no es verdad . Usted diga: “Podrías por favor hacer…” Más práctico y menos ofensivo.

Usted no diga: “Realmente crees que esos pantalones te quedan bien” Si usted cree que su pierna peluda está un poco gordito, no sea mala onda. A ti tampoco te gustaría que te dijera eso, ¿O sí? Usted diga: ¿Me acompañas a caminar después de comida? O “Tengo ganas que me lleves a ese restaurant de ensaladas”. Muestra genuina preocupación por su salud.

Usted no diga: “Ay, ¿de nuevo vamos a salir con el guatón González?” en realidad, nadie está obligado a que le caigan bien todos los amigos de su pareja. Sobre todo si el guatón González es bueno pal copete, para el carrete y quiere hacer que su pierno vuelva a los años locos de universidad. Cuando era soltero. Usted diga: ¿Por qué no salen solos? Él lo va a pasar bien, y tú no lo vas a pasar mal.

Usted no diga: “Quédate con los niños. Pero no hagas esto, dales esto, diles esto otro”. Porque es una lata. Él también es  papá. También es adulto. No es tonto. Sabe lo que hay que hacer aunque no sea lo que tú harías. Usted diga: chao, te quedas con los niños.

¿Qué creen ustedes de estos consejos?¿Muy ridículos o no?