El pololo imaginario: Alexandra Paressant

¡Pásate un rollo!

alessandra-2.jpg

Alexandra Paressant (o Alessandra, como citan otros medios), una modelo francesa, fue obligada a pagar una indemnización de más de 65 millones de pesos (100 mil euros) a Ronaldihno  por haber inventado una relación con el futbolista.

La modelo declaró en 2006 al diario The Sun, que el motivo del fracaso de Ronaldinho en el mundial de Alemania, se debía a que él se escapaba de las concentraciones para estar con ella; además dijo que el brasileño era seco en la cama, no tanto así en la cancha.

Ay, lo que hacen algunos por la fama. Pero esta modeloca no es la primera en argumentar relaciones con hombres más famosos que ellas; Amalia Granata, llegó desde Argentina hace un par de años con su platinado cabello y su cuerpo escultural. Parecía ser una más de las tantas modelors de discotheque, salvo que reveló que ella había pasado una noche con Robbie Williams. ¿Resultado? Comenzaron a invitarla a todos los programas, se hizo un poco famosa y juntó varias moneditas de los eventos en los que la contrataron. También, Luis Jara hizo el ridículo; intentó preguntarle sobre esta rucia, pero no lo logró ya que no sabía hablar inglés. Notable. Robbie Williams ni lo negó, ni lo reconoció; todo un caballero.  Nunca sabremos si es verdad o no, pero en todo caso, ¿Qué importa?

No recuerdo otras historias de famosas que hayan insinuado relaciones que luego nadie reconoció; en realidad no presto demasiada atención a esas situaciones. Lo que sí recuerdo son un par de casos cercanos de gente que de frentón, se ha inventado un pololo. Acá en Chile le decimos así, en honor a un insecto coleóptero de color verdoso que se caracteriza por volar alrededor de la gente y ser muy molestoso. (Curiosidades del lenguaje, mi pololo no me molesta para nada). Un pololo, en Chile, también es un trabajo free lance que sale aparte del fijo, o como reemplazo de este en época de cesantía.

Otra palabra muy común, es “pinche”. Acá, pinche es tanto un accesorio para el cabello, como un pretendiente; como que anda pinchando, ¿Ven? igual que el pololo. No es un pinche cabrón ni nada por el estilo.

“Uy, mi pololo se acaba de ir” “Ay, es que no te contesté porque estaba hablando con mi pololo” “Mira esta carta que me escribió mi pololo, como tiene mala letra, la escribió en el computador, en varios colores como rosado y morado y yo la imprimí.

Podrán decir que fue la envidia, pero en realidad nunca conocimos al pololo de una compañera de colegio, que ella argumentaba tener, no sé con qué propósitos ¿Popularidad? Lo logró, pero no de la buena, porque nunca nadie le creyó. Si hubiera reconocido su inventiva, probablemente nos hubiéramos reído en buena, pero los años pasaron y como Robbie Williams, ella declinó referirse al tema.

Un compañero de trabajo contaba que él tenía un amigo que no era tan cercano, con el que jugaba fútbol. Siempre que el amigo llegaba antes a la cancha, les decía “Pucha, qué lástima que no conocieron a Pepita, me vino a dejar  y se acaba de ir” Y la polola siempre estaba enferma cuando había algún carrete. “Me tinca que es gay y no quiere decirlo, si el gallo no es feo ni tonto, si quisiera una polola, la encontraría… ¿Por qué más inventaría que tiene una polola?” decía mi compañero de trabajo.

En lo personal, sólo he inventado que tengo pololo, cuando he estado bailando con mis amigas y me saca a bailar un jote con el que no quiero bailar. En general, eso no funciona. Siguen ahí parados como si no entendieran el significado de la palabra NO. Igual que el coleóptero aquel.

La verdad, existen varios motivos por los que alguien quisiera inventarse un pololo o inventar que anduvo con alguna persona: fama, popularidad, dinero (que puede traer la fama), sacarle celos a alguien que sí les interesa, o simplemente una mitomanía galopante. Y motivos para negar una relación, sólo hay uno: la vergüenza.

Alguien de ustedes, o de sus conocidos ¿Ha inventado algún pinche o pololo? O por el contrario, ¿Ha negado hasta la muerte haberse relacionado con alguien en particular?