Ellos quieren mujeres tiernas

Los abrazos y los besos son más importantes para la felicidad de los hombres, que para las mujeres.

lovekissfieldcouplenatureromantic3726c5b06abe04848c53796abf1abbafh.jpg

Generalmente se piensa que los hombres en lo único que piensan es en sexo y que por su parte, muchas veces las mujeres prefieren simplemente regalonear. Pero los estudios dicen algo bastante distinto y que pone en duda esta visión de mis congéneres. Uno de los estudios más grandes ha demostrado que en relaciones de largo plazo, los abrazos y los besos son más importantes para la felicidad de los hombres, que de las mujeres.

La investigación, realizada por profesionales del Instituto Kinsey, es el primer estudio internacional de la conducta sexual que rompe diversos mitos comunes. Los expertos encontraron que mientras mas tiempo las mujeres han estado con sus parejas; mas disfrutan del sexo, mientras que a los hombres lo que mas les importa es la satisfacción sexual de sus parejas.

Se estudiaron más de 1000 parejas en 5 países: Estados Unidos, Alemania, España, Brasil y Japón, con una muestra con edades que fluctuaban entre los 40 y 70 años y que habían estado en una relación por un promedio de 25 años.

Ambos sexos dijeron que estaban más felices y que tenían una mejor calidad de vida sexual, mientras más tiempo llevaban juntos. Pero son las mujeres quienes señalan más frecuentemente, estar sexualmente satisfechas, mientras que los hombres dijeron que estaban más felices con su relación de pareja.

Los hombres que afirmaron que los besos y las caricias eran parte regular de sus relaciones de pareja, eran en promedio tres veces más felices que los que no tenían estas conductas como parte de su relación.

Julia Heiman, una de las investigadoras responsables del estudio, afirmó que la satisfacción sexual de las mujeres aumentaría con la edad, ya que a medida que envejecen tienen menos presiones; “es posible que las mujeres se vuelvan sexualmente mas satisfechas a través del tiempo porque sus expectativas van cambiando y también sus vidas cambian cuando sus hijos ya son adultos”.