La loca de mierda es terapéutica

loca2.jpg

Amo a “La loca de mierda”, (cuyo nombre real es Malena Pichot), una argentina cualquiera, que se hizo conocida cuando comenzó a subir a YouTube videos hechos por ella misma, en su computador, para dejar constancia de su locura después de ser pateada por su novio. Tras su trágica ruptura, lloraba por los rincones de su casa, en el metro, en la Universidad de Buenos Aires donde estudiaba Literatura y en la editorial donde trabajaba como correctora de textos. Cuando se encontró con un vaso de whisky en una mano y un frasquito de flores de Bach en la otra, se dio cuenta de lo patética que era y de que eso podía ser gracioso.

La cosa es que con el tiempo, se empezó a hacer conocida luego de que empezó a parodiar las barbaridades que hacía y decía en su casa y subirlas a internet.  Y un muy buen día, su vapuleado ex, tras encontrar sus videos, decidió crear con sus amigos, una parodia llamada “los hijos de puta”, despertando la ira de Malena, lo que resultó en un delirante video (el número 12) en el que acusaba a su ex de haberle robado el concepto y le dedicaba frases del tipo “pedazo de homosexual drogo dependiente” entre otras dulzuras.

Después de eso, todo pasó muy rápido; MTV Latinoamérica se contactó con ella y empezaron a pagarle por hacer lo que mejor hacía. Con eso vino la fama, el reconocimiento y la euforia de las mujeres que encontraban en la loca a un referente cercano. No es que uno quiera ser como ella, pero ver sus videos es realmente terapéutico; es como un consuelo del tipo “al menos no estoy tan loca”. Además que tiene la siempre útil cualidad de poder reírse de ella misma, logrando sacar algo bueno de una situación pésima.

Hoy Malena ya no hace más La loca de mierda (en total fueron 24 videos), pero se dedica al stand up comedy, presentando monólogos (como el que mostró en Chile en octubre del año pasado) y el espectáculo “Ellos” con el guapo actor argentino Ezequiel Campa. En su paso por Santiago hace unos meses, fue como invitada al programa de Aldo Schiappacasse, donde se lanzó una frase increíble y muy en su onda: “no tengo novio, pero tengo dinero y fama”; es una ídola.