Grabaciones “íntimas”: Correr el riesgo o no

Grabaciones intimas son armas de doble filo. Confiar y arriesgarse es parte de esta dinámica tan provocativa.

jenniferlopez237x350.jpg
Gracias a una publicación de nuestro diario amigo, Las Últimas Noticias, me enteré de que  Jenifer Lopez había perdido el juicio, frente la lucha por quedarse con unas grabaciones que hizo junto a su ex pareja. Pero no cualquier grabación, era un video con imágenes de la súper estrella mostrando todo lo que se puede mostrar sin calzones. Dramático. Parte de los datos que presentó LUN, son parrafos extraídos de una publicación norteamericana en donde describen parte de la grabación: “…En otra parte de la filmación, ella se ríe mientras la cámara la sorprende sin ropa interior al subirse a una motocicleta, con un vestido corto…”.

Ahora, ella no es el único caso, también se filtraron imagenes a Paris Hilton, la Jueza de Mega, Britney Spears, Alejandra Valle, Cecilia Bolocco y Kim Kardashian. Y así, es una larga lista con nombres de famosos que cayeron en las consecuencias malas de ser participe de este tipo de juegos. Ahora siento, que de ellas se puede aprender que no vale la pena tener videos indecentes con tu pareja actual, porque puede que después sea un ex malvado con sed de venganza, ¿Cierto? Se supone que sí, pero pero la verdad es que por ahí, hay más personas que tiene ganas de correr ese riesgo.

La tecnología es el protagonista de la historia. Desde ayudarte a inmacular esos momentos inolvidables con tu pareja; una foto en la subida de un cerro, en el local de comida favorito, en ese viaje soñado, o simplemente pasando el rato. Pero también están esas grabaciones que en un principio no te atrevías a hacer y luego resulta que aceptaste sin pensar en las consecuencias. ¿Antes de eso pensarás en los casos de mujeres famosas que han sufrido por jugar a la película porno? Yo al menos es lo que no haría bajo esa situación.

Pero no todos los ejemplos son lejanos, también están los casos de amigas, que siempre sirven para orientarte. Javiera e Isidora, dos de mis amigas, han pasado por esta historia. “Sí, obvio que tenía que aceptar grabarnos. Además, era en mi computador, ¿que riesgo puedo correr?”. Valiente mi querida Javiera. Por su parte, la Isi fue más ruda: “Grabé con mi cámara y siempre que supe que no duraría mucho la relación, pero aún así quise correr el riesgo y decir`esto sí lo hice y no me arrepiento´”.

La verdad es que está demás decir lo complicado que es aventurarse a una experiencia como esa, para mí el cuento está en tener todo bajo control. Sí tu quieres correr el riesgo, hazlo, pero que la cámara se quede contigo y todo lo demás bajo llave. Pero si te quieres perder esa emoción, no es pecado tampoco.

Y ustedes, ¿tiene por ahí grabaciones/fotos subiditas de tono?