Bettie Page: La Pin Up más erótica de la historia

Desnudarse en plena época donde el moralismo era aún más falso que hoy, es algo que sólo Bettie Page supo hacer.

Así es, la flequilluda estadounidense nacida en 1923, hizo de las suyas imponiendo todo el estilo libidinoso con un látigo entre sus dedos y un diminuto traje de cuero en los más pacatos años 50’, despertando así, la horrorosidad de algunos y la fantasía sexual de otros.

¿Placer? ¿Protesta en contra de un retrogrado sistema social y político que se vivía en aquellos tiempos? O ¿el simple hecho de usar el cuerpo como un recurso para traer fama y dinero?

Lo cierto es que en sí, la Bettie Boop del siglo pasado ganó mucha fortuna con su excitante cuerpo. Y sí, también logró provocar una verdadera revolución sexual en las oprimidas mentes del colectivo yankee. -No explotado realmente hasta fines de los sesenta con en el psicodélico festival de Woodstock 69’-.

bettiepagebondagequeen4print560x350.jpg

Y es que está gringa de larga cabellera negra no sólo floreció de los suburbios de la ciudad de Neshvile sino de un típico ambiente de mierda: padres divorciados, pésima situación económica, (dicen) una madre que la envidiaba y un puto padre que la abusaba.

Meritorio o no, Page sepultó ese pasado o más bien, lo revirtió, para convertirse en una verdadera estrella del lente fotográfico, sin antes pasar por una destacada carrera tanto en el colegio como la universidad.

Costurera, secretaria, actriz y modelo, esta difícilmente catalogada sencilla mujer, dispuso de todos sus conocimientos para interpretar con un toque de erotismo y mucha seducción, los más atrevidos y deseables personajes.

Probó suerte en el cine con el representante Art Grayson para la 20th Century Fox, limitándose sólo a pruebas de cámara.

Después de un par de años conoció a un aficionado fotógrafo llamado Jerry Tibbs, quien realizó con ella el trabajo más asertivo con su primer book Pin-Up – Chicas de calendario o afiches publicitarios-.

Con esto, la audaz señorita de la tanga fue retratada por célebres personajes del mundo del flash, entre ellos, Cass Carr, los hermanos Klaw. quienes la inmortalizaron con esos exquisitos e infinitos tacones de aguja y sonrisa coqueta.

Pero su época de gloria fue congelada por el obturador de Playboy en 1955 cuando fue portada como Miss enero del mismo año.

Vuelve al mundo de la actuación con piezas como “Time is a thief” o” Sunday costs five pesos”, entre otras producciones. Pero lo suyo definitivamente fue el mundo del diafragma, la sensibilidad y el enfoque.

tbypcard13-2.jpg

¡Pornográfica! Fue quizás la acusación más sutil para que las leyes lograran censurar “la perversión hecha carne” de este verdadero ícono del pop art, a la altura, de que muchos de sus negativos fueron quemados y la circulación de sus fotos fueron declaradas ilegales.

No se sabe ciertamente si este habría sido el hecho que provocó su retiro, lo cierto es que Bettie Page -Ya fuera de foco-, se despidió para siempre de la fama y el glamour.

En los 60’ se convirtió al cristianismo, en donde, tal vez, logró absolver un par de buenas culpas traspasadas por una sociedad oprimida.

También se dijo que padeció de esquizofrenia y de enfermedades mentales que la tuvieron los últimos años de su vida en una clínica psiquiátrica. Sea como sea, el 11 de diciembre de 2008 y en el más deseado anonimato, la exótica mujer de mirada coqueta, logró morir en paz.

Arrepentida o no, Bettie Mae Page consiguió algo que ni la mismísima abuela de Spencer Tunick logró, penetrar en los sueños más húmedos de una mojigata Norteamérica de los cincuenta.

Usted recuérdela como quiera, pero no olvide que la que lleva el látigo es ella.

Nombre Completo: Bettie Mae Page

Hobby: Peinarse y maquillarse para imitar a sus estrellas de cine favoritas posando frente a un espejo. -Esto cuando aún era una nena y sin duda un ejercicio perfecto para alcanzar su propio montaje fotográfico.-

Famosa por ser: La primera mujer en desencadenar la revolución sexual en tiempos en que la sociedad moralista era todavía más falsa que hoy.

Amor platónico: Hugh Hefner, magnate de la revista Playboy (un romance desmentido completamente).

Regalo Útil: 25% de descuento en disfraces eróticos Japi Jane. Nunca está de más.

Sueño frustrado: Convertirse en hermana superiora.

Lo que nunca se vio: Alguna intervención de cirugía estética en su envidiable geografía.

Trauma: Tener un padre de mierda.

Frase célebre: “No trataba de impactar, o ser una pionera. Tampoco trataba de cambiar la sociedad, o ser una adelantada a mi tiempo. Nunca pensé en mi misma como liberadora, y no creo haber hecho algo importante. Fui solamente yo misma. No conocía cualquier otra manera de ser, o cualquier otra manera de vivir”, humilde y definitivamente seca.