No a la excusa de dolor de cabeza: El sexo es analgésico

El estudio fue realizado por la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

femaleorgasm.jpg

Recuerdo a un ex que cada vez que amanecía medio encañado me pedía que lo ayudara con su dolor. Obviamente, no me estaba pidiendo que fuera a la cocina por un vaso de agua y un paracetamol, sino una buena sesión de amor intensivo. Y de verdad después de eso se recuperaba místicamente. A mí me pasaba igual.

Pero ahora esta práctica exquisita no solo es parte de la mitología amorística sino una teoría científica investigada y confirmada. El “orgasmo femenino esconde nuevo nivel de conciencia que serviría de analgésico”, leímos en FayerWayer. Lo mejor es cómo hicieron el estudio. Una periodista del New Scientist, Kayt Sukel, fue el conejillo de Indias. La profesional se recostó sobre la camilla de un scanner y le pidieron que se estimulara el clítoris por 3 minutos, luego que dejara de hacerlo pero que imaginara que aún se masturbaba. Y otra prueba donde debía estimularse hasta llegar al orgasmo.

En las imágenes se nota claramente que más de 30 sectores de su cerebro se activaron. El estudio realizado por la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, aclaró que se estima que “el orgasmo sería un potente analgésico y que un nuevo estudio de activación cerebral de las áreas involucradas podrían albergar una forma para manejar el dolor”, según comentan en FW.

Según mi experiencia, no solo el orgasmo femenino sería analgésico sino que el orgasmo en sí mismo. Me gustaría saber si ustedes piensan igual o ¿no? Hagan sus propios estudios, pero yo les juro que para la caña no hay nada mejor que un buen clímax.