Consejos de Ian Kerner para tener una mejor vida sexual en 2011

Un consejero sexual y sus datos de sexo.

3004431171042bbe4797.jpg

Ian Kerner es un consejero sexual y autor de numerosas publicaciones sobre sexo, además de colaborador de The New York Times que publicó en Fox News once resoluciones para que las parejas tengan una mejor vida sexual este año que comienza y en Belelú las queremos compartir con ustedes.

Sexo por lo menos una vez a la semana:

Ian Kerner dice que a pesar de lo obvio que pueda parecer, es difícil de llevar a cabo: más de 40 millones de estadounidenses viven en matrimonios sin sexo. Para que no nos ocurra, este consejero dice que tenemos que comparar el sexo con el ejercicio, si dejamos de hacerlo nos costará retomarlo, pero una vez que volvamos a las pistas nos daremos cuenta de lo mucho que lo extrañábamos, o sea que lo mejor es practicar y practicar para mantenernos en forma. Solo así lograremos alcanzar un ritmo.

Que ellos ayuden en la casa:

Ian dice que hay varios estudios que señalan que las esposas son más felices cuando los maridos las ayudan en las tareas del hogar y ellos, por lo tanto, se ven beneficiados en la cama. Lo malo es que no dice qué estudios son esos, pero igual le creo.

Abrazos de 20 segundos:

Solo bastan esos segundos de conexión para que el cuerpo femenino libere oxitocina. Para los hombres es más difícil, ellos necesitan tres veces más tiempo para lograr esa conexión. Por eso este consejero sexual le recomienda a las mujeres que abracen a sus hombres al menos por un minuto todos los días. Le encuentro toda la razón y no solo por el sexo, sino que por el nivel de cercanía que se logra con el otro cuando nos abrazamos.

Menos porno:

Según Ian Kerner la facilidad que tenemos de acceder a él gracias a Internet hace que los hombres se masturben entre un 50 y 500% más de lo normal, lo que perjudica directamente al número de relaciones que se tiene a la semana, estas se reducen considerablemente. Tenemos que lograr volver al juego previo y al romance que se puede lograr al principio. Lo que no me gustó de esta afirmación es que tampoco dice quiénes son los expertos que dicen que el porno reduce el sexo, ni de dónde sacó los porcentajes. A veces podemos porno con nuestra pareja y pasarlo muy bien.

Hay que ser optimistas:

Vuelve con los estudios, que no dice de dónde son, y señala que la diferencia que existe entre relaciones exitosas y no exitosas está en que las primeras tienen más interacciones positivas que negativas. Dice que tenemos que tener relaciones en que nos apoyemos entre los dos en la vida en general, no solo en el dormitorio.

Al menos 20 minutos de juego:

Es más que sabido que los hombres alcanzan el orgasmo mucho más fácil que las mujeres, sin embargo, los estudios (que nuevamente no señala) dicen que las mujeres que juegan con sus parejas por 20 minutos ates del acto sexual también lo logran fácilmente, solo el 7,7% de las que juguetean no llegan, un porcentaje que de nuevo no dice de dónde es.

Mantener la frescura:

Tener sexo con la misma persona 1.000 veces nos hace caer en la rutina, para que eso no sucede Kerner dice que hay que introducir con urgencia nuevos caminos hacia el placer.

Permanecer sano:

La salud de una persona y su vida sexual están relacionadas, es decir, que si no llevamos una vida saludable nuestro sexo se verá afectado. El estrés, la nutrición, la meditación y el ejercicio juegan un rol importante en nuestro deseo sexual.

Compartir una fantasía o dos:

Más estudios sin nombre de Kerner dicen que las personas que fantasean son sexualmente más satisfechas que aquellas que no lo hacen. Además son sexualmente más sensibles y más aventureras.

Las damas primero:

Para satisfacer a una mujer demostrar caballerosidad, aunque sea anticuado, no está demás. No se trata de abrirnos la puerta del auto, sino de esperar nuestro orgasmo. Las mujeres sienten que los hombres son egoístas cuando los hombres ponen primero su placer por sobre el nuestro, por eso Kerner recomienda a los hombres posponer un poco su orgasmo.

Desconectarse:

Kerner dice que tenemos que hacernos el tiempo para tener sexo, dejar de lado por un rato la vida (los hijos, el trabajo, el correo, etc.) y sintonizarse con el otro.