El sexo tántrico es mucho más que los masajes y no eyacular

El tantra es mucho más que el sexo tártrico, los masajes, no eyacular y Sting follando por ocho horas todos los días.

En Febrero del 2010 partí a Buenos Aires y hacer un curso de Entrenamiento en Mindfulness Based Stress Reduction” en la Asosiacion de mindfulness Argentina: Visión Clara. Junto con esto me inscribí para hacer el curso “Tantra para Occidentales” de la Escuela Argentina de Tantra & Departamento de Estudios Psicoanalíticos y Sociales.

Mi motivación era saber un poco del tan re-nombrado “sexo tántrico” del que había escuchado que permitía a los practicantes tener una potencia sexual inigualable, lograr un control eyaculatorio que permitía hazañas tan increíbles, como que Sting pudiera mantener ocho horas de sexo diario sin eyacular, etc. También veía como en diversas páginas de internet, amables señoritas ofrecían sus servicios de “sexo tántrico “, “masaje tántrico” y otras prácticas similares…Pensé que sería muy positivo interiorizarme en esta práctica y quizás poder integrar algo de lo aprendido en mi que hacer clínico, sobre todo para el trabajo con mis pacientes que consultan por eyaculación precoz. Y así, partí a la aventura a las afueras de Buenos Aires -San Miguel del Monte- sin saber muy bien a lo que iba ni qué es lo que tendría que hacer para aprender de “sexo tántrico”.

Cuando llegué el curso ya había comenzado hace un par de horas, ya que yo perdí el primer bus hacia San Miguel. Entré a la sala donde se estaba realizando y Osy (director de la escuela argentina de tantra), quien dictaba el curso, me pidió que me presentara. Después de esto me concentré en escucharlo -cosa que no era difícil- ya que lo que ahí se hablaba era de todo mi interés y por otra parte la manera en que Osy lo transmite, te mantiene atento y pendiente de forma magnética. Todo un personaje con un cerebro que no se cómo cabe dentro de un cráneo.

Y mientras ponía atención a sus palabras, me fui enterando de por ejemplo de que el Tántra es una técnica que comienza a surgir a partir de 1750 en el Tibet, producto de la religión oficial del pueblo Tibetano, hasta 1959 cuando Mao invade China y los expulsa y se prohíbe la práctica del Budismo Tántrico Tibetano. La gente suele asociar la palabra tantra con una serie de conocimientos modernos que surgen de la introducción de alguna iconografía hindú o tibetana, donde se ve simbolizada la completud, la totalidad y la integración de los aspectos masculinos y femeninos que todos poseemos. En estas imágenes muchas veces vemos a hombres y mujeres en posturas y posiciones que muestran mucha cercanía y proximidad física, siendo interpretadas en occidente como posiciones sexuales propias de esta práctica, pero si las observamos con atención o incluso si intentamos realizarlas, nos daremos cuenta de que muchas son imposibles de llevar a cabo, a no ser que seamos de goma.

El tantra son una serie de textos, mitos y poemas que se atribuyen al buda, que más tarde serán interpretados por el filosofo Tilopa, en el siglo X llegando a una interpretación de qué es el sujeto humano, como Freud lo hizo desde el Edipo. Esto desde una epistemología budista particular ateísta, donde se entiende al hombre como igual al otro donde es impensable la re-encarnación y donde el hombre es nada; como dirá más tarde el cuarto Dalái Lama; somos una inscripción de la cultura y así como si en un poema cambio una palabra, cambia el sentido de éste; si en mi discurso cambio una palabra cambia el sentido de mi vida. Entonces el Tantra se instituye en 1470 como el análisis del discurso de la totalidad: el discurso de la consciencia que emerge por la boca y el discurso de la naturaleza profunda de la mente que emerge por el cuerpo. De esta forma se consolida como una disciplina por la cual uno aprende a gobernar la naturaleza profunda de la mente, haciendo conscientes procesos como la atención y que no ande derivando de un lugar a otro como ocurre en la mayoría de nosotros. También se puede lograr GOBERNAR EL DESEO Y NUESTRAS EMOCIONES y de todas estas técnicas se obtienen beneficios en la sexualidad, pero son beneficios que la gente suele confundir con la práctica en sí misma. Es justamente esto último de lo que aprendí en este curso.

El tantra es mucho más de lo que comúnmente pensamos, es mucho más que el sexo tártrico, los masajes, no eyacular y Sting follando por ocho horas todos los días.

Gran parte de lo que escribo aquí, es parte de una entrevista realizada a Osy y que puedes escuchar ACÁ!

También pueden encontrar más información y saber sobre los cursos de la Escuela Argentina de Tantra.