Estudio demuestra que el sexo prematrimonial es dañino para el cerebro

La última columna de nuestro sexólogo Rodrigo Jarpa.

(cc) Flickr.com/MARCO_QUARANTOTTI

Me imagino que este estudio alegrará a algunos para tener al menos un “argumento científico” a favor de lo que plantean…Ya todos hemos escuchado el cliché de que el órgano sexual más importante es el cerebro. Las Doctoras Freda Bush (me tinca que debe tener algún parentezco con George) y Joe McIlhaney, autoras de “Enganchados: Nueva ciencia de cómo el sexo casual está afectando a nuestros niños”, plantean cómo la dopamina y la oxcitocina que se liberan durante el acto sexual, causan que los hombres queramos repetir dicho comportamiento y que las mujeres quieran establecer un vínculo con sus parejas.

Ellas advierten que cuando uno se vincula y desvincula con múltiples parejas a través del sexo pre marital, debilitas la habilidad de tu cerebro para mantenerte vinculado a alguien. “Cuando una mujer está piel a piel con un hombre (¿qué pasará cuando son dos mujeres?) su cerebro secreta oxcitocina lo que genera que ellas quieran vincularse emocionalmente a ese hombre. El hombre secreta una hormona llamada vasopresina cuando están teniendo ese tipo de conductas íntimas y esta ha sido incluso llamada la hormona de la monogamia para nosotros y nos vincula a la mujer” explica McIlhaney.

La oxcitocina es tan potente en el cerebro femenino que un simple abrazo de sólo 20 segundos puede hacer que una mujer “become bonded” (no sé cómo traducirlo) se vincule, con un hombre. Las Doctoras señalan que ambos sexos generan dosis adictivas del placer de la dopamina al tener sexo y que esto funciona bien para que las parejas generen matrimonios que duren toda la vida y familias estables…”se vuelven adictos al sexo y los bebés resultan de esto”, refiere McIlhaney. Pero este poder en el vínculo va perdiendo su poder cuando las personas tienen sexo con distintas personas, entonces cuando al fin llega el momento de comprometerse, la habilidad para vincularse está dañada. “Cuando se casan, son más propensos a tener un divorcio que las personas que eran vírgenes cuando se casaron.”

Me llama la atención que hablen de que se produce un daño cerebral: acaso la única forma correcta, normal o que deberíamos cumplir es tener ” matrimonios que duren toda la vida y familias estables”. De este modo siguen siendo anormales o en este caso con “cerebros dañados” no sólo los homosexuales, sino los que tienen relaciones sexuales prematrimoniales y hasta incluso San Agustín (chucheta por excelencia). Por otro lado creo que las formas de vincularnos y relacionarnos, se explican no sólo por la oxcitocina y la vasopresina.